La vacuna Sabin

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

La vacuna para prevenir la poliomielitis es trivalente, o sea que contiene antígenos atenuados o inactivados de los tres serotipos de virus de la poliomielitis (I, II y III)

 
Actualmente hay dos tipos de vacuna:
- La vacuna oral de poliovirus atenuados tipo Sabin, que es la que se usa en México.
- La vacuna parenteral tipo Salk, de virus inactivados, se utiliza en varios países del Continente Europeo y bajo ciertas circunstancias en Estados Unidos y debe aplicarse a personas jóvenes y adultas que no fueron inmunizadas por la Sabin y que corren riesgo de contagio.

La vacuna es oral, por medio de unas gotitas colocadas en la lengua y se debe aplicar en varias ocasiones para garantizar y reforzar su efectividad y no produce en general reacciones secundarias indeseables.

El esquema de vacunación establecido es el siguiente:
- Como medida preventiva preliminar, se aplica una dosis a los recién nacidos, aunque esta no se considera como parte del esquema de vacunación requerido. La ventaja radica en que los recién nacidos aumentan sus niveles de anticuerpos de defensas, al mismo tiempo que adquieren inmunidad a nivel intestinal y como el virus vive sobre todo en el excremento, al colonizar su intestino con virus vacunal, este se propaga ayudando a que indirectamente su familia y comunidad de inmunicen indirectamente.
- Las tres dosis del esquema, se administran a los 2, 4 y 6 meses, con un intervalo de dos meses entre cada una de ellas.
- En México se administran dosis adicionales en todas las Semanas Nacionales de Salud, hasta que el niño o niña cumplen los 5 años.

En caso de que el niño o niña lleguen a vomitar dentro de la media hora posterior a la vacunación, debe recibir una nueva dosis de vacuna, la que puede ser aplicada sin problemas aún si el niño acaba de comer.

La vacuna se recomienda a todos los niños y solamente deberá evitarse en los que presenten los siguientes problemas:
- Haber nacido con inmunodeficiencias congénitas (problemas de defensas).
- Estar en tratamiento con medicamentos que alteran el sistema inmune, (del que dependen las defensas), como los corticosteroides.
- Tener cualquier tipo de proceso tumoral maligno.
- Estar en tratamiento con quimioterapia o radioterapia.
- Personas con manifestaciones clínicas de SIDA.

 
 
 
La efectividad de la vacuna Sabin ha sido casi del 100%.
La efectividad de la vacuna Sabin ha sido casi del 100%.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos