Cuida tu gripe

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Reposo, alimentación, muchos líquidos y control de la fiebre y malestar general ayudan a una rápida recuperación

 
Esta enfermedad que es tan común como molesta, no respeta edad, sexo, ocupación o temporada, aunque sus insidiosos virus suelen atacar con mayor fuerza durante la época invernal.

El virus que la produce a pesar de tener solamente tres tipos principales, el de la influenza A, B, y C , tienen la capacidad de hacer que sus descendientes muten tomando formas diferentes, que ocasionan entre otras cosas que las gripes se presenten reiteradamente y que los medicamentos que antes sirvieron, ahora no tengan el efecto esperado, además de que los antibióticos no sirven para matar al virus.

El caso es que cuando da una gripe, generalmente se presenta de forma inesperada y en ese caso, solamente hay que tener paciencia y cuidados para que la enfermedad curse de forma normal, lo que sucede entre los 3 y 6 días y se eviten complicaciones.

Lo que es muy importante es no subestimar a la gripe, muchos piensan que es una enfermedad leve y que no se tienen porqué suspender las actividades normales por ella, pero lo cierto es que sus complicaciones pueden llevar a desarrollar bronquitis, infecciones severas en oídos o garganta y hasta la muerte por neumonía.

Las señales de alarma que requieren de atención médica son:
- Fiebre muy alta que no cede al tercer día.
- Enronquecimiento de la voz.
- Dolores de pecho.
- Dificultad para respirar.
- Expectoración de flemas amarillentas, verdosas o con sangre.
- Vómitos frecuentes y prolongados.
- Dolor abdominal

Para cuidar la gripe, lo mejor es:
- Quedarse en casa para evitar contagios. Acudir al trabajo o a la escuela enfermos no representa ser responsables, sino al contrario, es no tener respeto a la salud de los compañeros y ganas de buscarse complicaciones que después provocarán más días de inasistencia.
- Descansar, lo que no cuesta mucho trabajo, porque la gripe ocasiona que las personas se sientan muy, pero muy mal, además al descansar el cuerpo invierte toda su energía en combatir la infección.
- Beber muchos líquidos, sobre todo si tiene fiebre, ya que se previene una deshidratación. Los jugos de fruta y caldos son muy recomendados porque además contienen nutrimentos importantes como las vitaminas que ayudan a combatir la infección. Evite las bebidas gaseosas que forman gas en el estómago y favorecen las náuseas.
- Controlar el dolor de cabeza y muscular, que suelen ser más pronunciados al anochecer. Hay muchos analgésicos que pueden ayudar, como la aspirina o el acetaminofén. Sin embargo si son menores de 18 años NO debe dar aspirinas, disprinas o mejoralitos, ya que con las enfermedades virales este medicamento pueden ocasionarles el Síndrome de Raye, que daña el sistema nervioso y el hígado.
- Use antihistamínicos de forma moderada, ya que pueden proporcionar una idea falsa de recuperación que puede desencadenar complicaciones graves. Estos medicamentos suelen provocar sueño y letargo, no los tome si va a manejar o a salir a la calle.
- Haga gárgaras de agua salada, para aflojar las secreciones que se acumulen en la garganta. Una cucharadita de sal en medio litro de agua caliente es muy útil, pero no trate de tragarla porque su contenido en sodio es muy alto.
- Chupe un dulce o pastilla para el caso, ya que al disolverlo lentamente en la boca evita la resequedad en la garganta.
- Humedezca el aire con un humidificador o vaporizador, esto ayudará a reducir la tos, irritación y secreciones nasales.
- Lubrique su nariz, con vaselina, sobre todo si ha tenido que sonarla varias veces.
- Evite las corrientes de aire y los enfriamientos.
- Utilice pomada descongestiva, en el pecho, cuello y espalda que ayudan a activar el sistema inmunológico y a descongestionar los bronquios y la nariz.
- Bañarse , en agua calientita y evitando las corrientes de aire o enfriamientos a menos que el problema sea muy severo.
- No deje de comer. Si no tiene apetito, coma poco pero varias veces al día. Evite alimentos condimentados, irritantes o secos.

 
 
 
Con reposo, alimentación y muchos líquidos la infección cede adecuadamente.
Con reposo, alimentación y muchos líquidos la infección cede adecuadamente.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos