Diagnóstico y tratamiento

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

El diagnóstico se establece mediante la revisión física del enfermo y los síntomas que ha presentado

 
Es importante para el médico conocer si la persona ha estado expuesta a algún contaminante ambiental o si ha tenido recientemente alguna gripa, resfriado y otra infección respiratoria.

Un cultivo de esputo (flema) es importante para identificar la bacteria causante de la infección así como una placa torácica de rayos X que permite ver las condiciones de los bronquios y pulmones.

En caso de confirmarse la bronquitis crónica, se deben efectuar pruebas de funcionamiento pulmonar a fin de detectar un posible enfisema.

El tratamiento, consiste en la administración de antibióticos para erradicar las bacterias y en caso de bronquitis crónica el tratamiento suele ser por largo tiempo incluyendo medicamentos preventivos de gripe o resfriado, durante la época de frío, para evitar complicaciones.

También se pueden recomendar el uso de jarabes expectorantes, para que las flemas sean expulsadas con mayor facilidad y la tos sea menos dañina.

En algunos casos se pueden recomendar el uso de broncodilatadores para abrir los conductos bronquiales y/o la inhalación de esteroides para reducir la inflamación de los bronquios.

La alimentación es muy importante en estos casos, el consumo de alimentos con alto contenido en Vitamina C ayuda a prevenir complicaciones. También se deben tomar abundantes líquidos entre 8 y 10 vasos de agua e incluir jugos y caldos que además de nutritivos, ayudan a aflojar las flemas para que sean expectoradas más fácilmente.

El reposo y el evitar corrientes de aire y enfriamientos previenen complicaciones como puede ser la neumonía.

Frotar el pecho y espalda con medicamentos específicos o con aceite de albahaca ayudan a descongestionar y a controlar la tos crónica.

También es recomendable el uso de vaporizadores o humidificadores de rocío fresco para mantener húmedo el aire y evitar la resequedad en vías respiratorias altas, es decir en nariz y garganta.

La higiene es muy importante, los baños en regadera con el agua caliente ayudan a aliviar la congestión.

En caso de tener fiebre o dolores musculares, se recomienda tomar aspirina o acetaminofén, menos en el caso de niños menores de 18 años, que no deben tomar aspirinas, si la bronquitis es de tipo viral, para prevenir el Síndrome de Raye.

Dejar de fumar y evitar estar en sitios donde las personas fumen es muy importante para el control y curación de la bronquitis. Además del tabaquismo favorece el desarrollo de bronquitis crónica, enfisema y otros padecimientos graves.

La bronquitis es una enfermedad contagiosa que se transmite por medio de las gotitas de saliva que una persona expulsa al hablar, toser o estornudar, por lo que evitar estar en contacto con otras personas y cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar es fundamental para prevenir el contagio.

 
 
 
El diagnóstico de bronquitis se establece a partir de una revisión física.
El diagnóstico de bronquitis se establece a partir de una revisión física.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos