Diagnóstico y tratamiento

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

El diagnóstico puede ser dado por un neumólogo y confirmado mediante una serie de examenes de laboratorio e imagenología

 
El diagnóstico se confirma mediante el examen del médico al examinar los pulmones con el estetoscopio con el fin de escuchar los sonidos crepitantes o estertores característicos de la neumonía y que se escuchan cuando el paciente inspira profundamente.

Otra prueba consiste en colocar los dedos de una de las manos sobre una costilla y con el dedo de la otra mano se golpea ligeramente para escuchar la resonancia. Un sonido sordo señala la zona del pulmón afectada.

El diagnóstico se confirma con una radiografía y análisis de muestras de sangre y esputo.

El tratamiento, depende del tipo y origen de la neumonía y debe iniciar de inmediato con la aplicación de antibióticos de amplio espectro, generalmente con penicilina si el enfermo no es alérgico a ella, en caso de serlo se aplica eritromicina durante 10 días.

En los adultos que tienen factores de riego como el alcoholismo o alguna enfermedad obstructiva crónica, se deben utilizar otros medicamentos como la cefalosporina asociada a la gentamicina.

Cuando la pulmonía es ocasionada por hongos, el tratamiento es con antimicóticos y en caso de que la neumonía sea ocasionada por virus, se adeministran otro tipo de fármacos.

Para aliviar los síntomas también se recomiendan medicamentos para el controla de la fiebre y expectorantes para expulsar las flemas con mayor facilidad, entre otros.

La alimentación es muy importante para reponerse y evitar complicaciones. Frutas, verduras, caldos de pollo y sopas ligeras son recomendables. No así el consumo de bebidas alcohólicas o cafeína.

El descanso en cama hasta que desaparezca la fiebre es fundamental para reponerse, así el sistema inmunológico se dedica totalmente a defender al organismo.

Si el dolor de pecho es fuerte, un cojín térmico ayuda a mitigar el dolor y se puede usar un humidificador de vapor ligeramente frío, para aumentar la humedad del aire.

Es importante no exponerse a corrientes de aire o enfriamientos.

Parte del tratamiento es el drenado postural, que consiste en que varias veces al día, entre 10 y 15 minutos, se ayude a despejar los pulmones acostándose boca abajo, con la parte superior del cuerpo colgando.

Es importante evitar los medicamentos antitusígenos o contra la tos, porque esta manifestación ayuda a eliminar las secreciones pulmonares.

 
 
 
Una de las pruebas de diagnóstico de la neumonía es la espirometría.
Una de las pruebas de diagnóstico de la neumonía es la espirometría.
Foto: Agencias
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos