Diagnóstico y tratamiento

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

El diagnóstico se establece con los síntomas que presenta el enfermo y cuando el médico palpa el hígado

 
Al detectar señales de agrandamiento y lo siente blando y en ocasiones el bazo, que se localiza del lado contrario se aprecia también con mayor tamaño.

El diagnóstico se confirma mediante análisis de laboratorio de sangre y orina.

La mayoría de las personas con hepatitis A se recuperan en uno o dos meses, mientras que las que padecen hepatitis viral pueden desarrollar cirrosis, hepatopatía crónica y mayor riesgo de contraer cáncer de hígado.

Cundo se padece hepatitis se debe de llevar una alimentación adecuada y completa y la restricción de ciertos alimentos deberá ser valorada por el médico dependiendo de cada caso en particular. Por lo general se requieren calorías adicionales, aunque las comidas deben ser administradas en raciones pequeñas.

Es posible que en algunos casos, cuando la persona presenta muchas náuseas y vómitos, la alimentación se tenga que administrar vía intravenosa.

La mayoría de las personas con hepatitis no requieren un tratamiento médico radical, aunque podría ser necesaria la hospitalización si se trata de personas mayores o que padecen al mismo tiempo otras enfermedades.

La hepatitis fulminante, es una complicación grave de la hepatitis B, ya que destruye grandes porciones del hígado y su atención requiere de hospitalización.

A las personas expuestas a la enfermedad, ya sea por haber tenido una transfusión sanguínea, por estar en contacto con enfermos o por trabajar con sangre y sus derivados, se les puede administrar Inmunoglobulina con determinado contenido de anticuerpos de la hepatitis.

Hoy en día, las hepatitis A, B y D pueden prevenirse mediante una vacuna. Es recomendable inmunizar a los bebés y a los adolescentes contra la hepatitis B, y esta vacuna ya forma parte del esquema de vacunación en muchos países.

 
 
 
La inflamación y reblandecimiento del hígado son síntomas de hepatitis.
La inflamación y reblandecimiento del hígado son síntomas de hepatitis.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos