Medidas preventivas

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

La vacuna contra el neumococo puede prevenir enfermedades serias como la bacteremia, la meningitis y la pulmonía o neumonía y ayuda a prevenir las infecciones del oído y la sinusitis

 
La vacuna antineumocóccica es muy segura y puede ser aplicada al mismo tiempo que otras vacunas.

La Academia Americana de Pediatría, recomienda la aplicación de la vacuna conjugada heptavalente, para todos los niños entre los 2 y 23 meses de edad, quieres deben recibir 4 dosis de la vacuna, aplicada de la siguiente manera:
- Una dosis a los 2-4 y 6 meses, con un refuerzo entre los 12 y 15 meses de edad.
- En caso de no haber recibido la primera dosis a los 2 meses de edad, es necesario que se apliquen 3 dosis entre los 7 y 11 meses con un intervalo de 2 meses entre cada una de ellas.
- Si el niño o niña tiene entre 12 y 23 meses de edad y no recibió la primera dosis a los 2 meses de edad, es necesario aplicarle dos dosis con un intervalo de dos meses entre cada una de ellas.
- Si el niño o niña es mayor de 24 meses y hasta los 5 años y no recibió la primera dosis a los 2 meses de edad, deberá aplicarse una sóla dosis.
- Esta vacuna es especialmente importante en niños y niñas entre los 2 y los 5 años, que tienen algún problema de salud que debilite su sistema inmunológico y que aumente el riesgo de adquirir el neumococo.
- Aunque en niños mayores de 5 años, el riesgo de contraer neumococo se reduce, es recomendable también aplicar la vacuna como medida preventiva.

Hay dos tipos de vacuna contra el neumococo y dependiendo del caso, algunos niños deberán recibir los dos tipos. Esto lo deberá determinar el pediatra.

La mayoría de los niños no presentan ninguna reacción a la vacuna y los que la llegan a tener, las molestias suelen ser leves, entre ellas están: hinchazón, enrojecimiento y dolor en el sitio de aplicación, fiebre moderada e irritabilidad.

Estos síntomas pueden empezar dentro de las primeras 24 horas después de su aplicación y normalmente desaparecen dentro de 48 a 72 horas.

Entre otras medidas preventivas para evitar el contagio por neumococo están:
-Enseñar a los niños y niñas a lavarse bien las manos después de ir al baño.
-Evitar el polvo, humo del tabaco y otras sustancias que interfieran con la respiración.
- Controlar y cuidar bien las enfermedades respiratorias, sobre todo durante la época de invierno.
- Evitar el contacto con otros niños o niñas enfermos.
- Cubrir la boca al estornudar o toser.
- Drenar la nariz todos los días varias veces, para evitar la acumulación de moco.
- Fortalecer las defensas del organismo por medio de una adecuada alimentación, que contenga frutas y verduras con vitamina C.

Diagnóstico y tratamiento Entre los exámenes que se deben practicar están los rayos X, análisis de sangre y un estudio del líquido cefalorraquídeo.

El tratamiento oportuno con antibióticos suele ser eficaz, pero como algunas cepas del neumococo desarrollan resistencia a los antibióticos que normalmente las mataba, es necesario que cada caso sea tratado de forma particular, por lo que el pediatra indicará el antibiótico que debe ser usado para cada niño o niña.

Es importante que en casa, el niño tenga reposo absoluto en cama, que se alimente bien y que tome muchos líquidos.

Solamente en casos graves, el niño o niña pueden necesitar ser hospitalizados.

 
 
 
La vacunas contra el neumococo debe ser aplicada a todos los niños.
La vacunas contra el neumococo debe ser aplicada a todos los niños.
Foto: Agencias
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos