Queratitis

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Este padecimiento es tan peligroso que puede provocar hasta úlceras, que afecten al ojo y la visión

 
La córnea es la parte transparente del ojo, que se ubica en la parte anterior y termina en la esclerótica. Tiene entre 11 a 12 milímetros de diámetro y aproximadamente 1 milímetro de espesor. Junto con la esclerótica forma una cápsula externa que contiene a las diversas estructuras del ojo.

En ocasiones, la córnea se infecta y producen inflamación y muchas molestias, a este padecimiento se le conoce como queratitis, que es muy peligrosa ya que forma úlceras muy dolorosas que pueden perforar la córnea, lesionando el ojo y la visión de forma permanente.

Las queratitis pueden ser superficiales cuando afectan solamente el exterior del ojo o profundas, cuando afectan los vasos sanguíneos.

Son diversas las causas que pueden provocarla, entre las más frecuentes están:
- Los microtraumatismos, ocasionados por la inserción de algún cuerpo extraño.
- Por la exposición prolongada a radiación ultravioleta, como les sucede en los soldadores, esquiadores o a las personas que utilizan camas solares sin protección
- Por infecciones ocasionadas por virus o bacterias

- Por padecer sífilis congénita, herpes, tuberculosis y lepra entre otras enfermedades.

Se manifiesta por un intenso dolor en el ojo y una lastimosa e intolerable reacción a los estímulos luminosos.

Un síntoma es también el enrojecimiento del ojo, debido a la congestión de los vasos sanguíneos que rodean la córnea y se acompaña de un fuerte lagrimeo constante.

El dolor aumenta al parpadear por el roce del borde del párpado con las lesiones, por lo que las personas pefieren tener los ojos cerrados.

Para su diagnóstico, el oftalmólogo aplica una gota de fluorescina que tiñe a la úlcera de color verde.

El tratamiento debe abarcar dos aspectos, uno para aliviar las molestias y la propia queratitis y otro para prevenir el desarrollo de adherencias en el ojo, principalmente entre el iris y el cristalino.

Para ello se deben aplicar gotas oftálmicas que contengan fármacos dilatadores de la pupila, por lo que el enfermo no deberá salir a la calle solo, manejar, subir y bajar escaleras, ni nada que lo ponga en peligro, ya que mientras la pupila está dilatada, la visión es imperfecta.

Es muy importante también la aplicación de ungüentos o gotas con antibióticos, para prevenir que la úlcera se infecte y ellos dependen del microorganismo o fuente que la haya causado.

Se recomienda cubrir los ojos con un vendaje tanto para que no se lastime al estar parpadeando, como para evitar que el polvo o cualquier cuerpo extraño puedan lesionarlo más.

Es muy importante que cada vez que se vayan a tocar los ojos, se laven muy bien con abundante agua y jabón y se limpien siempre con gasas o toallas limpias de uso exclusivo para este problema.

También es importante no utilizar cosméticos como el rímel o delineador, ni compartirlos con otras personas.

IMPORTANTE El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
La infección provoca una inflamación superficial de la córnea.
La infección provoca una inflamación superficial de la córnea.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos