Parasitosis intestinales

 
 
 
por: Secretaría de Salud/Redacción
Fuente: esmas.com
 

Lombrices, oxiuros, amibas y otros parásitos intestinales aprovechan los nutrimentos que necesitamos para crecer y desarrollarnos bien ocasionando diversos problemas de salud

 

Existe una enorme variedad de parásitos que se alojan y desarrollan en el cuerpo humano, sobre todo en el pelo, la piel y la vía digestiva, particularmente en los intestinos, impidiendo la absorción de nutrimentos que deberían ser aprovechados por el ser humano para su adecuado crecimiento y desarrollo y para conservar la salud.

Entre los más frecuentes están:

  • Protozoarios microscópicos, como: las amibas, la giardia y el cristosporidium.
  • Metazoarios, que son gusanos o helmintos como: los oxiuros, ascaris, tenias o solitarias, tricocéfalo, ancylostoma, necator, estrongiloides y toxocaras entre otros.

Aunque el mecanismo y vía de contagio varía, la mayoría de los parásitos se adquieren al ingerir agua, tierra o alimentos contaminados con sus quistes o huevecillos.

Todas las personas a cualquier edad pueden ser portadores de parásitos, pero los daños son mucho mayores en los niños debido a que su crecimiento se ve afectado.

Los principales factores de riesgo para contraer parásitos intestinales son:

  • Tomar agua sin hervir, clorar o que no sea potable. El agua de los ríos, mares, lagos y presas, tomada directamente puede ser portadora de muchos parásitos depositados por el excremento de personas y animales que obran en ellos.
  • Comer alimentos vegetales que fueron regados con aguas negras, sin desinfectarlos adecuadamente o verduras y frutas con cáscara sin lavar con mucho cuidado.
  • Comer carnes a medio cocer o que no estén frescas.
  • Comer en puestos callejeros o en lugares sucios en donde ni los utensilios están limpios, ni los alimentos son frescos y estrán expuestos a contaminantes del aire, en los que generalmente hay perros cerca y la grasa se reutiliza una y otra vez en las fritangas.
  • Tener animales cerca de los alimentos, ya sea en casa o sitios de comida.
  • No lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de tocar, preparar o ingerir alimentos.
  • No lavar las manos de los niños después de jugar en la tierra, en el suelo o con algún animal.
  • Comer paletas heladas, raspados y otros productos elaborados con agua de dudosa procedencia.
  • Tomar leche cruda sin hervir.

 

 
 
 
Los parásitos intestinales dañan mucho la salud y son peligrosos.
Los parásitos intestinales dañan mucho la salud y son peligrosos.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos