Ascaris lumbricoides

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Es un parásito frecuente que afecta el crecimiento y desarrollo de los niños

 
Este parásito es muy frecuente sobre todo en lugares húmedos y cuando las medidas de higiene no son las adecuadas y afectan principalmente a los niños y niñas, afectando seriamente su desarrollo y crecimiento.

Es tan infectante, que la Organización Mundial de la Salud estima que hay cerca de 2,000 millones de personas infectadas en el mundo, de las cuales cerca del 20% llegan a fallecer por su causa.

Los Ascaris, son lombrices intestinales que crecen y se desarrollan en el intestino pero también en el suelo en donde muchas personas infectadas depositan su materia fecal, sobre todo en espacios de siembra de alimentos.

Los huevos eliminados no son los que causan la infección, sino los parásitos adultos que se desarrollan después de 3 a 4 semanas en el interior de ellos.

El huevo fecundado ingresa al tubo digestivo por medio de alimentos o agua contaminada y de ahí ingresan al torrente sanguíneo, haciendo un recorrido por casi todo el cuerpo, hígado, corazón, pulmones y otros órganos para después instalarse en el intestino delgado en donde se convierten en larvas adultas que miden, las hembras entre 20 y 30 cm. y los machos entre 15 a 20 cm. llegando a vivir en este órgano hasta un año.

Hay casos en que la persona puede tener un solo parásito, pero otros en que son tantos, que su aglutinamiento llega a provocar serias obstrucciones intestinales.

Los síntomas que se presentan con este parásito pueden ser muy variados, por lo que a veces su descubrimiento se dificulta, ya que puede ser asintomático o se hace pensando en otra enfermedad y no precisamente en su presencia como es el caso de cirugías de urgencia por obstrucciones intestinales severas.

Entre los síntomas están:
- Dolor agudo e inflamación extrema del abdomen.
- Vómitos y náuseas frecuentes.
- Diarreas crónicas.
- Síndrome de mala absorción.
- Pancreatitis.
- Anemia.
- Falta de crecimiento y desarrollo adecuados a la edad.

El diagnóstico, se realiza después de elaborar la historia clínica, contemplando los hábitos higiénico-dietéticos de la persona y realizando exámenes parasicológicos, para identificar los huevos. También se hace por el análisis de las lombrices eliminadas en la materia fecal y se son visibles.

Otro tipo de estudios son los del análisis del contenido del estómago o de las secreciones respiratorias en donde pueden encontrarse algunos parásitos que anden rondando por el torrente sanguíneo.

Cuando no se descubren con los estudios de laboratorio, será necesario realizar radiografías o ecografías que permitan ver al parásito.

El tratamiento consiste en medicamentos antiparasitarios y el cuidado de la higiene de los alimentos y del agua se está consumiendo.

Para prevenirlos es necesario.
- Lavar y desinfectar bien las frutas y verduras, sobre todo las de hoja y las hortalizas, que se deben colocar al chorro de agua durante un buen rato para que los huevecillos sean eliminados. Se pueden remojar un momento en agua con dos gotas de cloro.

- Cocer bien los alimentos
- Hervir el agua para consumo
- Lavar bien las manos antes de tocar, preparar o comer y después de ir al baño.
- No defecar en áreas de cultivo.

 
 
 
Las ascaris son lombrices que se alojan en el intestino principalmente.
Las ascaris son lombrices que se alojan en el intestino principalmente.
Foto: Agencias
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos