Triquinosis

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

La Trichinella spiralis es un parásito que se encuentra en el intestino de cerdos, caballos, perros y otros animales mamíferos y adquirirla puede ser hasta mortal

 
Es una enfermedad infecciosa producida por un parásito llamado Trichinella spiralis que vive en el intestino de algunos mamíferos como el cerdo, perros, gatos y caballos y otros animales salvajes, como osos, zorros, lobos, morsas, focas y ratas.

El parásito se contagia por medio de la ingestión de carne de cerdo cruda o mal cocida, contaminada con el parásito. Por lo general, los cerdos portadores del parásito son criados bajo pocas o ninguna norma de higiene, en basureros o criaderos muy sucios.

Puede afectar a cualquier persona que haya consumido carne contaminada y es más grave en los adultos que en los niños, quizá por que a mayor cantidad de carne consumida, es mayor la cantidad de parásitos que se portan y los niños por lo general consumen menos cantidad de carne.

La gravedad puede ser tal y auque son pocos los casos, la persona infectada puede sufrir alteraciones cardíacas e incluso la muerte.

En el intestino, las larvas maduran y llegan al estado adulto, copulan y las hembras empiezan a poner las larvas que después pasan al torrente sanguíneo y se diseminan por todos los órganos y tejidos ubicándose principalmente en los músculos, lo que ocasiona diversos síntomas que se pueden confundir con los de otras enfermedades.

Entre los músculos más afectados están el diafragma, la lengua, los párpados, los músculos intercostales, de la región lumbar y los del ojo.

El período de incubación del parásito varía entre 10 y 14 días, aunque en ocasiones puede variar y alcanzar los 28 días o solamente ser de 2 días.

Los síntomas y signos, dependen del periodo del ciclo de evolución del parásito, que tiene tres fases:
- El Período intestinal, que ocurre entre el 2º y 5º día del contagio y se manifiesta por medio de: desórdenes intestinales, nauseas, vómitos, dolor de cabeza, dolores abdominales, diarrea intensa y en ocasiones por fiebre con escalofríos, erupciones cutáneas en el tronco y extremidades y decaimiento parecido al que produce la gripe.
- El Período de diseminación sanguínea y muscular, que empieza alrededor del 5º día y puede durar hasta 5 semanas. Esta fase se caracteriza por: dolores musculares que pueden producir dificultad para respirar, masticar y/o tragar o deglutir. También por hinchazón de los párpados y dolor en los ojos, con sensación de tener un cuerpo extraño, molestias y rechazo a la luz y hemorragias en la retina. La persona contagiada puede llegar a tener fiebre muy elevada de hasta 41°.

- El Período de convalecencia que se caracteriza porque los síntomas van disminuyendo aunque pueden persistir los dolores musculares.

En algunos casos graves, la persona afectada puede sufrir una pérdida de peso considerable, desnutrición y deshidratación.

El diagnóstico se elabora mediante la historia clínica y estudios de sangre que permitan la identificación del parásito. En ocasiones se hace una biopsia del tejido muscular afectado.

El tratamiento es muy efectivo mientras más rápido se atienda la persona. Es a base de medicamentos antiparasitarios, que actúan mejor durante las primeras etapas a nivel de intestino. También se utilizan antibióticos para combarir la infección y en ocasiones será necesario internar al enfermo en una clínica u hospital para reestablecer los líquidos perdidos y evitar la deshidratación por la diarrea. Para los dolores musculares se pueden administrar algunos analgésicos y en ocasionas antiinflamatorios.

Para prevenir este parásito, es necesario:
- Evitar consumir carne de cerdo en cualquier sitio o cuando se sepa que proviene de criaderos con bajo cuidado higiénico.
- Cocer bien la carne de cerdo evitando que queden trozos crudos o semi crudos.
- Lavar bien las manos antes de preparar, tocar o consumir alimentos.
- Evitar utilizar el mismo cuchillo y tabla para cortar carne de cerdo y otros alimentos.

IMPORTANTE El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
La triquinosis, parásito se aloja en los músculos y provoca muchas molestias.
La triquinosis, parásito se aloja en los músculos y provoca muchas molestias.
Foto: Agencias
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos