Septicemia, infección de la sangre

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Infección de la sangre causada por la multiplicación incontrolable de bacterias, es una enfermedad muy grave que puede provocar la muerte, si no se controla oportunamente

 
La septicemia, también conocida como bacteriemia, es el nombre médico que se utiliza para diagnosticar una infección generalizada por la presencia de bacterias en la sangre.

Hay otro tipo de infecciones de la sangre, dependiendo del microorganismo invasor también pueden ser: funguemia, (hongos), parasitemia (parásitos), viremia (virus) o micobacteriemia (el agente es el causante de la tuberculosis).

La septicemia es una complicación es muy grave y requiere de atención médica de urgencia, ya que el índice de mortalidad de las personas que la padecen es elevado.

Es causada por bacterias que pasan a la sangre procedentes de cualquier foco de infección y se multiplican incontroladamente en el torrente sanguíneo invadiendo el organismo, una de ellas es el meningococo, causante de la meningitis.

Entre las enfermedades que favorecen la septicemia por alterar los mecanismos de defensa del cuerpo y las barreras de la piel o las mucosas que protegen contra infecciones están: los traumatismos o golpes fuertes, la diabetes, el cáncer, la meningitis, la cirrosis, las infecciones renales o las quemaduras entre otras.

Distintos procedimientos médicos a los que se someten los pacientes hospitalizados, también favorecen la septicemia, entre ellos están el uso de catéteres intravenosos, las sondas, sobre todo las de la uretra o las utilizadas para dar nutrición aprenteral y la hemodiálisis.

Las personas que utilizan drogas endovenosas, tienen también mayor riesgo de contraer una becteriemia.

El microorganismo responsable de la septicemia es diferente dependiendo del lugar de adquisición: si fue extra-hospitalaria, los más frecuentes son el staphylococcus spp, el streptococcus spp y el enterococcus spp y si fue hospitalaria predominan los gérmenes gramnegativos como la eschericia coli o las pseudomonas aeruginosas.

La infección suele empezar en los pulmones, el tracto genitourinario o gastrointestinal o los tejidos blandos, entre ellos la piel de pacientes con úlceras. También puede ser secundaria a una intervención dental en pacientes de alto riesgo, especialmente en los que padecen enfermedades cardiacas valvulares, válvulas cardiacas protésicas u otras prótesis intravasculares.

Las bacteriemias se clasifican de diferentes formas, según el lugar de adquisición, el foco de infección y el tipo.

Por el lugar de adquisición, se clasifican en.
- Comunitarias, cuando las bacterias fueron contraídas en algún ambiente como puede ser una escuela, la casa de la persona enferma o algún centro deportivo o cualquier lugar concurrido.
- Intra-hospitalarias o nosocomiales, cuando la infección se adquiere dentro de un hospital. Estas son mucho más graves que las comunitarias.

El tiempo también es importante, una bacterenemia transitoria es menos grave que una continua, porque la primera se debe a procesos infecciosos extravasculares y la última suele desarrollarse directamente los vasos sanguíneos.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
La infección de la sangre o septisemia puede llevar a la muerte.
La infección de la sangre o septisemia puede llevar a la muerte.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos