Atención durante las convulsiones

 
 
 
por: SSA/Redacción
Fuente: esmas.com
 

Durante una convulsión por epilepsia es importante retirar los objetos cercanos, para evitar que el enfermo se lesione

 
Las convulsiones pueden originarse por fiebre muy alta, enfermedades como la epilepsia, ingestión de drogas o por algún golpe en la cabeza.

Es importante señalar que para todas las personas que padecen alguna enfermedad crónica y particularmente epilepsia es muy importante que tengan consigo una tarjeta de identificación con nombre, dirección, tipo de sangre, medicamentos y horarios que utiliza y el número de un familiar y/o médico a quien poder contactar.

Cuando una persona sufre de crisis la asistencia durante este periodo puede variar; incluso las crisis pueden ser tan breves ( alrededor de 30 segundos) como en el caso de las ausencias que a veces no podemos notarlas, pero en cambio las crisis generalizadas o parciales complejas con caída son las que por las complicaciones que conllevan deben vigilarse más estrechamente y poner en práctica los siguientes puntos:
Las señales de alarma son: caída súbita de la persona, en ocasiones expulsión de espuma por la boca, endurecimiento del cuerpo, temblores y movimientos sin control y pérdida del conocimiento.

En caso de presenciar un ataque o convulsión, debe actuar con mucha calma y hacer lo siguiente:

1. Mantenga la calma. Cuando la crisis ya ha iniciado no se puede detener, no luche con el paciente ni trate de contener los movimientos, en la mayoría de los casos la crisis dura aproximadamente de 60 a 90 segundos y raramente puede pasar de los 5 minutos.
2. Despeje el área alrededor del enfermo. Retire los objetos cortantes, puntiagudos o duros con los que se pueda lastimar, coloque un objeto suave como una almohada o una prenda de vestir doblada debajo de su cabeza para que no se golpee, algunos tienen síntomas previos o premonitorios de que van a sufrir una crisis generalizada y muchas veces pueden avisar cuando tienen estos síntomas y podemos ayudar a que se recuesten en un sofá, cama o bien en el suelo, para evitar que se golpeen al caer.
3. No trate de colocar ningún objeto entre los dientes. Si la persona tiene la boca cerrada fuertemente no trate de abrírsela pues podría lastimarla u obtener una mordedura en los dedos, si la persona se iba a morder, ya lo hizo y usted no podrá evitarlo. No trate de jalar la lengua hacia fuera, ni trate de intentar sacar algún bocado de su boca en caso de que el paciente este comiendo o trate de colocar un trapo dentro de la misma, no se ahogará con su lengua, pero los objetos que coloque en su boca pueden obstruir una adecuada respiración.
4. Voltee la cabeza de la persona hacia un lado, no mueva al paciente y afloje su ropa apretada. Al voltearle la cabeza se permite que la saliva u otro líquido de la boca salgan fácilmente; espere a que termine la crisis y el cuerpo se relaje para revisar en la boca si hay restos de comida.
5. No se alarme. Si la persona deja de respirar y se le ponen los labios morados, no se asuste, esto dura muy poco y no se necesitan maniobras de reanimación ni respiración de boca a boca, no frote alcohol en su cabeza y no acerque a su nariz sustancias fuertes de aroma como por ejemplo: cebolla con alcohol, sales aromáticas, etc. ya que no ayudaran a que se recupere más pronto, el oxigeno ambiental en suficiente.
6. Observe cuidadosamente las acciones y movimientos de la persona durante la crisis así como el tiempo que dura, para que explique al médico con detalles lo que ocurrió. Debe saber que después de una crisis se puede presentar un estado de sueño o inconsciencia, esto se llama periodo posictal y es un tiempo de recuperación después de la crisis y no es la crisis misma.
7. Mantenga una atmósfera tranquila cuando la persona se recupere de la crisis, permita que descanse y si se lo pide cuéntele lo que paso. 8. Cuando se presentan muchos ataques uno tras otro y sin recuperar la conciencia o si el ataque dura más de 10 minutos se requiere la intervención inmediata de un médico, avise a uno o traslade al paciente a la unidad médica más cercana.
9. Cuando una crisis es breve ( menor de 5 minutos) y no vuelve a presentarse debe llamar a su médico para concertar cita y revisar al paciente, No acuda a un servicio de urgencias a no ser que esta crisis sea la primera o se acompañe de fiebre.
10. En el trabajo o escuela, debe anotarse las características de las crisis y si es posible la persona que asistió al paciente debe explicarle a los padres como sucedió el ataque para que estos puedan comentarlo con el médico.
11. Cuando se presenta una crisis breve en la escuela debe llamarse inmediatamente a los padres, si las crisis ameritan que sea evaluado el paciente por un médico, no espere a que los padres acudan para llevarlo al Hospital, solo avise a estos a que servicio médico acudirán y lleve inmediatamente al paciente o llame a un servicio de ambulancias.

Es importante, que siempre se lleve un control de crisis para que su médico evalúe los resultados del tratamiento, y la mejor medida para evitar una crisis es seguir las indicaciones, tomar los medicamentos a las dosis y horarios indicados.

Para prevenir los ataques, en caso de tratarse de epilepsia o alguna otra enfermedad, consulte al médico y siga el tratamiento al pie de la letra.

 
 
 
Retire los objetos cercanos para que el enfermo no se lastime.
Retire los objetos cercanos para que el enfermo no se lastime.
Foto: esmas.com/Marco Polo Dávila
Fotogalería Videos