Controlando el miedo

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

El miedo es muy común en las personas y sus causas pueden deberse a vivencias, apreciaciones subjetivas u otros motivos

 
A veces es fácil decirlo, pero el miedo es algo muy propio, muy individual y muy válido. A veces se fundamenta en vivencias, otras, la mayoría son apreciaciones subjetivas, pero en todos los casos, el miedo no debe ser catalogado como algo simple, ya que vivir con miedo, en un mundo lleno de sorpresas, eventos, riesgos y realidades, no es vivir.

La mayoría de las personas suelen controlar el miedo a algo con el tiempo y existen diversas formas que pueden ayudar a ello:
- Primero hay que descubrir que el miedo desde un fundamento objetivo, carece de fundamento real, por lo que en los miedos cotidianos como a la oscuridad, animales, lugares o ciertos ruidos, se aconseja enfrentarlos hasta que se vea que no sucede nada y cese la angustia. Esto no deberá hacerse bajo la presión o por castigo.
- Si el miedo es al futuro, es importante alegrarse de los pequeños éxitos de cada momento, del presente para ver que todo tiene solución.
- Una rutina fija en las tareas diarias y un ritmo de vida regular proporcionan seguridad interior, no hay motivo más preocupante que la inseguridad del ¿qué va a pasar?.
- Mantener lo más que se pueda, aún en situaciones de adversidad, una actitud positiva que garantiza el equilibrio hormonal y mejora el bienestar general.
- Hacer ejercicio físico, deporte o cualquier actividad manual, ayuda a concentrarse en otras cosas y dejar a un lado los problemas cotidianos.
- Hay que comprender cuándo un evento sucede por falta de organización y cuándo porque así tenía que suceder. Estar preparados para los cambios, organizar la vida para evitar presiones, y comprender que nada es para siempre y que hay que disfrutar al máximo el momento, ayuda a mejorar el sistema nervioso y las hormonas.
- Cuando las personas son muy nerviosas y el estrés rebasa la salud manifestándose en enfermedades digestivas, respiratorias y mentales, acudir a técnicas de relajamiento o de meditación puede ayudar mucho.
- Es importante compartir los temores con alguien y tomar en cuenta cuando otros nos dicen que tienen miedos, el platicar puede ayudar a ver más objetivamente las cosas que nos atemorizan.

Pero lo más importante es evitar las situaciones que nos provocan miedo, muchas personas gozan atemorizando a los demás, desde pequeños sustos, hasta situaciones en que realmente se ve que la vida está en peligro. La tranquilidad dependen por tanto de todos los seres humanos, la convivencia pacífica , la tolerancia, el respeto y la comprensión, son armas contra los monstruos que todos tenemos en la cabeza y que no nos dejan vivir en paz.

 
 
 
El apoyo de familia y amigos es muy importante para controlar el miedo.
El apoyo de familia y amigos es muy importante para controlar el miedo.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos