Uñas encarnadas

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Producen dolores intensos, lacerantes e incapacidad para caminar bien

 
Sin duda uno de los dolores más molestos y lacerantes que existen, es el que producen las uñas encarnadas y aunque el problema se presenta con mayor frecuencia y agresividad en los pies, también pueden enterrarse las uñas de las manos.

Este problema, también conocido como onicocriptosis, se ocasiona cuando la punta de las uñas se dobla por uno de sus lados hacia adentro y se encarna en la piel que la rodea. La zona se vuelve muy sensible, se enrojece y con frecuencia puede infectarse y formar una ampolla con pus.

El dedo gordo es más afectado y si el problema no se resuelve de inmediato el tejido de inflama, produce mucho dolor y problemas para caminar adecuadamente.

Este problema, que puede ser hereditario, se genera o complica principalmente por la forma de corte de las uñas que debe ser recto y evitando que la uña se corte demasiado quedando al ras de la piel. Cuando se corta en forma curva o se deja muy pequeña seguramente se va a encarnar y como molesta mucho, la urgencia de quitarla hará que nuevamente se corte en forma curva y el problema persista.

Las uñas encarnadas provocan también problemas al caminar y a la larga la deformidad de los pies, por que el dolor hace que se camine mal y que el peso del cuerpo se distribuya en los pies de forma dispareja.

La presión de los zapatos cuando su medida es menor de la que el pie necesita o son muy angostos, también pueden ocasionar que las uñas se encarnen.

Una persona diabética tiene que tener cuidados especiales al cortar las uñas, dado que una de las complicaciones de esta enfermedad es la deficiente vascularización de los pies y desafortunadamente son muchos los casos en que una uña mal cortada genera o desencadena un problema que termina en la amputación del pie, por lo que se sugiere que el corte sea mínimo cada 15 días y lo realice un médico podólogo o un especialista en el manejo de los pies.

En caso de presentar infección, que se manifiesta por un abultamiento, enrojecimiento y dolor agudo cuando se toca la parte lesionada, es necesario tomar antibióticos, por lo que hay que consultar al médico podólogo.

En casos extremos, cuando las uñas estén encarnadas hasta la raíz, es necesario quitarlas cortando desde su nacimiento, ya sea toda o una parte de ellas.

Para ello, se coloca anestesia local y el especialista desplaza la cutícula hasta encontrar el nacimiento de la uña, se corta de base y se cose de nuevo la cutícula. El dedo debe vendarse suavemente sin impedir una adecuada circulación y se deben usar zapatos quirúrgicos y muletas mientras cicatriza y empieza a crecer una nueva uña. Es recomendable mantener el pie elevado lo más que se pueda para impedir que se hinche.

Algunos médicos colocaban un pequeño alambre como guía de las nuevas uñas, sin embargo este procedimiento ha dejado de utilizarse por su inefectividad. Los que sí es recomendable es usar zapatos cómodos, sin presión en los dedos y cortar las uñas, como ya se dijo, de forma recta.

IMPORTANTE El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables por su uso.

 
 
 
Las uñas encarnadas son dolorosas y pueden ser peligrosas.
Las uñas encarnadas son dolorosas y pueden ser peligrosas.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos