Lesión en el Tendón de Aquiles

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Actualmente, los ortopedistas reciben muchas visitas por atletas, personas mayores y mujeres jóvenes que acuden a ellos por padecer dolor en los talones y tobillos

 
Estas personas, generalmente son víctimas de su predilección por la moda con zapatos altos con tacón de aguja o muy delgado y lo que ocasionan es lesionar el tendón de Aquiles, llamado así por el legendario héroe helénico, que era invulnerable a cualquier dolor, menos en esta parte del pie, en donde un flechazo le costo la vida.

Un pie sano se apoya en tres puntos, uno localizado detrás del potente hueso del talón donde se recoge el peso principal y en la parte delantera del pie, los otros dos puntos están al final del primer y quinto metatarsiano. Pero en los pies deformados la presión se desplaza a otros puntos y ocasiona molestias y dolores agudos.

Los tendones de Aquiles, son muy sensibles y fuertes, transportan mucho peso y a veces cuando se abusa de ellos, reaccionan con dolor e inflamación.

Este tendón comunica los músculos del peroné y el calcáneo, hueso que se ocupa de que podamos ponernos de punta y volver a bajar el pie. A diferencia de otros tendones, el de Aquiles carece de una capa protectora, con lo que es especialmente propenso a recibir heridas y sufrir inflamaciones, los golpes en esta parte son muy dolorosos y pocas personas se han escapado de un pisotón o de ser atropellados por los carritos del súper mercado o las carriolas, sin sentir un dolor agudo al que se reacciona con coraje y mal humor.

Los zapatos con tacón muy alto y/o de aguja, perjudican especialmente este tendón, porque la transmisión de la tensión muscular funciona sólo cuando el tendón está tenso y la postura que obligan los tacones altos reducen de forma importante la distancia entre el punto de partida del tendón en el calcáneo y el peroné, de modo que la transmisión de la fuerza con el músculo relajado resulta muy difícil.

Para tensar el tendón, el músculo del peroné realiza un intenso movimiento adicional hacia arriba sobre su ligamento lo que ocasiona además un dolor en el peroné cuando se fuerza demasiado el músculo del peroné.

Cuando se utilizan tacones altos y/o de aguja con frecuencia, el tendón se acorta en el punto de partida hacia el músculo y el exceso de tejido va desapareciendo poco a poco, hasta que finalmente alcanza una longitud que ya no requiere el movimiento adicional.

En el peor de los casos esto puede conducir a una reducción permanente del tendón, con lo que resulta imposible usar zapatos con tacones más bajos y cuando se hace, el dolor en el tendón y talón de pie se agudizan por la inflamación del tejido, lo que en casos extremos deforma los pies y en estos casos la nivelación con tacones altos, será tan molesta como poco elegante.

IMPORTANTE El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables por su uso.

 
 
 
Los tacones altos perjudican el tendón de Aquiles y la columna vertebral.
Los tacones altos perjudican el tendón de Aquiles y la columna vertebral.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos