Muerte de cuna

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

En los niños menores de un año, existe un tipo de apnea del sueño muy peligrosa conocida como muerte de cuna o SMIS, ésta suele afectar alrededor del 5% de los bebés aparentemente sanos

 
No se conoce bien la causa, pero se relaciona este dramático suceso con problemas en el mecanismo del sistema nervioso central que controlan la respiración y el ritmo cardiaco que están implicados en la detección del intercambio de gases durante la respiración, se presenta de forma esporádica y rápida y no se puede prevenir ni evitar.

Se cree que pueden contribuir factores como el estrechamiento y la inflamación de las vías respiratorias, una deficiencia crónica de oxígeno y una respiración irregular con sucesos de apnea, lo que puede predisponer al bebé a un espasmo de la tráquea y provocar su muerte.

En la mayoría de los casos la apnea, es breve y el bebé aunque no puede respirar no presenta mayor problema, pero durante una apnea prolongada, la falta de oxígeno en el cerebro y el corazón pueden provocar una arritmia cardiaca mortal. Por lo general, la muerte sobreviene rápidamente sin que los bebés lloren o se agite y con frecuencia nadie se da cuenta del suceso aunque el bebé esté incluso en brazos de sus padres.

La muerte de cuna es más común durante el invierno y en algunos casos ocurre después de haber padecido un resfriado. Sin embargo, la mayoría de los bebés no han presentado ninguna enfermedad o síntoma antes de morir.

Entre los factores predisponentes están:
- La herencia, por lo que conocer si existe algún caso familiar es muy importante.
- Ser hijos de madres fumadoras.
- En haber tenido un hermano o hermana que hayan muerto de esta forma.
- El ser prematuros.
- El haber tenido poco peso al nacer.
- El presentar un crecimiento más lento de lo normal.

- para establecer las medidas oportunas de vigilancia y atención inmediata en caso de urgencia.

En algunos casos, la autopsia ha revelado que la muerte súbita se debió a una hemorragia cerebral, muchas veces ocasionada por una caída o golpe.

También se han encontrado en algunos niños, señales de miocarditis, que es la inflamación del músculo del corazón o de meningitis, que es una infección de las membranas que protegen al cerebro y médula espinal, pero estas enfermedades generalmente producen síntomas previos.

Cuando hay el antecedente, se deben colocar monitores para apnea cerca del bebé y en donde se encuentre la madre, para identificar si hay un cese de respiración y en este caso suena una alarma.

Como medidas preventivas, se recomienda:
- NO fumar nunca cerca del bebé o en su habitación.
- NO acostarlo boca abajo.
- Evitar que duerman en medio de los padres.
- NO colocarles cobijas y sábanas sobre su carita o que sean muy pesadas e impidan el libre movimiento-
- NO ponerles ropa personal o de cama ajustada. Para que estén calientitos es mejor ponerles un mameluco o pijama calientita y evitar cubrirlos, para evitar algún tipo de asfixia.

La valoración después de nacer y el control pediátrico es también muy importante para identificar oportunamente cualquier tipo de problema cardiovascular, que están muy relacionados en algunos casos con este tipo de apnea.

Aunque no existe tratamiento médico para este problema, en algunos casos es importante hospitalizar al bebé que ha tenido repetidos episodios de apnea, para vigilarlo y controlarlo oportunamente.

La pérdida repentina de un hijo es uno de lo golpes más duros de la vida por lo que la orientación psicológica es recomendable, sobre todo para evitar el miedo al tener otro hijo o hija.

 
 
 
La muerte súbita se puede presentar de forma inesperada mientras duerme el bebé.
La muerte súbita se puede presentar de forma inesperada mientras duerme el bebé.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos