Piernas arqueadas

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Deformindad causada por diversos factores como: dieta inadecuada, falta de calcio, herencia o problema congénito

 
Al nacer, todos los recién nacidos tienen las piernas un poco arqueadas debido a que el espacio dentro del útero es restringido, lo que los obliga a doblar una pierna sobre la otra.

Pero al nacer, los huesos deben alinearse bien y las piernas deben poco a poco presentarse paralelas, de tal forma que cuando los tobillos se llegan a tocar, las rodillas también deben establecer contacto.

Sin embargo, en muchos niños y niñas es común notar que sus piernas están arqueadas y a pesar de que los tobillos estén juntos, las rodillas permanecen separadas, aún cuando ya empiezan a caminar o tienen tiempo de hacerlo.

Este problema conocido como genu varum, nombre que viene de genu (rodillas) y varum (curvado al centro), por lo general se corrige solo, pero si el problema persiste hasta los 3 años de edad, es recomendable ver un ortopedista, para que con ayuda de aparatos y ejercicios ayude a corregir el problema.

Sin embargo, cuando se arquea una sola extremidad, el problema puede deberse a una rotación del hueso de la pierna, lo que puede ser ocasionado por alguna lesión congénita o por alguna enfermedad hereditaria degenerativa de la rodilla.

Las piernas arqueadas también pueden deberse a raquitismo, una enfermedad causada por la deficiencia de vitamina D debida a una cantidad inadecuada de ésta en la dieta, a la falta de exposición a la luz solar o a una incapacidad genética para absorber la vitamina. Si esto sucede, el organismo no puede utilizar el calcio y los huesos se ablandan y se deforman.

Otros problemas que se manifiestan con este problema, son: obesidad infantil, la displacia ósea, la intoxicación por plomo o por fluoruro o la enfermedad de Blount u osteocondrosis tibial, en la que el hueso de la espinilla se curva hacia adentro porque la placa de crecimiento deja de funcionar normalmente. Esta anomalía puede desarrollarse en niños que son muy pequeños u obesos o aparecer durante el crecimiento en la adolescencia.

En casos excepcionales, las piernas arqueadas se pueden deber a un trastorno metabólico hereditario llamado neurofibromatosis, que puede producir piernas arqueadas y otras anormalidades neuromusculares. En algunos casos, el arco se debe a una fractura en la placa de crecimiento, o en la metáfisis, la zona de un hueso importante que sostiene el cartílago y cubre el extremo del hueso. Por lo general, este padecimiento se corrige sólo a medida que el hueso se cura.

El problema de las piernas arqueadas radica en que la mala posición de las piernas al caminar va ocasionando problemas no solamente en rodillas, sino también en cadera y columna vertebral, muchas veces con deformaciones o daños irreversibles que ocasionan dolor, molestias e incapacidad para realizar ciertas actividades deportivas y hasta para caminar.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
Un problema común que se puede corregir en la infancia.
Un problema común que se puede corregir en la infancia.
Foto: esmas.com
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos