Diagnóstico y tratamiento

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Es muy importante la ayuda psicológica, ya que el problema puede ocasionar baja autoestima, aislamiento y problemas laborales

 
El diagnóstico se establece cuando el médico dermatólogo, revisa al enfermo y confirma que padece sudoración excesiva, también se realiza un análisis psicológico para determinar el grado de afectación en las relaciones sociales y laborales.

Existen varias formas de tratamiento:
- Para la hiperhidrosis localizada en alguna parte del cuerpo, se puede recomendar el uso de cloruro de Aluminio en forma de solución alcohólica de cloruro de Aluminio hexahidratado al 20 %, aplicada por la noche en la axila seca, las palmas de las manos o las plantas de los pies: Se aplica cubriendo bien la zona afectada con una fina capa o película de polietileno que se retira en la mañana y se lava. Dos aplicaciones suelen proteger durante 1 semana.
Sin embargo esto debe ser controlado por un médico, ya que a muchas personas les ocasiona irritación.

- La hiperhidrosis axilar puede aliviarse mediante la escisión de las glándulas axilares.

- Para atender la bromhidrosis, o sea el mal olor, es recomendable la limpieza minuciosa y profunda. Se recomienda el lavado diario con jabón líquido que contenga clorhexidina y la aplicación de cloruro de Al, sustancia que normalmente se encuentra en los desodorantes y en ocasiones puede ser necesaria la aplicación de lociones o cremas antibacterianas como la clindamicina o eritromicina. Además es necesario el afeitado del pelo axilar.

- Últimamente, las inyecciones de toxina botulínica en la zona afectada han demostrado tener una gran efectividad contra la sudoración excesiva, aunque el tratamiento debe aplicarse unas tres veces al año, dependiendo de cada caso.
Los efectos del tratamiento con la toxina botulínica, se notan entre los 2 y 4 días después de su aplicación y en una semana, desaparece totalmente el sudor excesivo, por lo que es una excelente opción que permite en la mayoría de los casos evitar la cirugía.

También es muy importante en el tratamiento la ayuda psicológica, ya que este problema ocasiona baja autoestima, aislamiento social y problemas laborales.

En casos extremos se puede recurrir a la cirugía, que consiste en la sección parcial de la cadena simpática que se localiza en la porción posterior del tórax. Esta cirugía es videotoracoscópica, es decir que no requiere de la abertura del tórax, ya que se puede hacer por medio de pequeñas incisiones y material laparoscópico. Este procedimiento tiene una efectividad del 98%, requiere de anestesia total y la recuperación es inmediata.

La cirugía puede tener como efectos secundarios, la resequedad de las manos, que se resuelve utilizando cremas hidratantes y en algunas personas, un aumento leve de la sudoración de la espalda o de los muslos.

 
 
 
La aplicación de proteína botulítica controla el problema de la hiperhidrosis.
La aplicación de proteína botulítica controla el problema de la hiperhidrosis.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos