Embolia grasa

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Es ocasionada por restos de grasa en la sangre y afecta al pulmón y al cerebro, varios factores como la fractura de huesos largos pueden desencadenarla

 
Es un síndrome ocasionado por la presencia de grasa en la microcirculación pulmonar, que se caracteriza por insuficiencia respiratoria aguda, rash petequial principalmente en pecho y membranas oculares y problemas neurológicos.

El problema se genera cuando la grasa medular que sale del hueso lastimado se incorpora al torrente sanguíneo y llega a la circulación pulmonar, liberando ácidos grasos libres, que son tóxicos y provocan el daño endotelial que es el causante del aumento de la permeabilidad vascular.

En los casos en que la grasa no procede de los huesos, es producto de la aglutinación, del calcio dependiente, de quilomicrones y lipoproteínas de muy baja densidad o de sustancias grasas para nutrición artificial.

Su origen se ha relacionado con diferentes tipos de padecimientos o traumatismos siendo de los principales:

- Fractura de huesos largos como el fémur, la tibia o el peroné.
- Fractura de pelvis.
- Artoplastía todal de cadera o rodilla.
- Linfangiografía.
- Traumatismo en órganos grasos como el hígado.
- Transfusiones sanguíneas.
- Trasplantes de médula ósea.
- Shock séptico.
- Anemia drepanocítica.
- Quemaduras graves.
- Liposucciones.
- Administración de ciertos medicamentos como la ciclosporina y otros más.

Por lo general, el cuadro clínico de la embolia grasa se presenta entre las 24 y las 72 horas siguientes al traumatismo y puede darse antes, durante o después de la cirugía.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
La grasa se incorpora al torrente sanguíneo taponeando la irrigación sanguínea.
La grasa se incorpora al torrente sanguíneo taponeando la irrigación sanguínea.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos