Cicatrices queloides

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Es la cicatriz que crece, se engrosa y presenta bordes irregulares y sensibles

 
A veces, la cicatriz sigue creciendo y se engrosa y forma agrupaciones irregulares y redondeadas, aunque la lesión ya haya cerrado, a esto se le llama cicatriz queloide.

Este tipo de cicatriz se forma con el colágeno que el cuerpo produce al sanar una herida y afectan más a personas de piel oscura formando un tejido abultado color rosado o más oscuro con bordes irregulares, muy sensibles sobre todo cuando rozan con algo o se tocan y pueden ser blandos y ocasionar mucha comezón.

No se sabe bien porqué algunas personas desarrollan este tipo de cicatrices, pero se piensa que puede ser por algún factor genético.

Las lesiones frecuentes en el mismo sitio, el estiramiento de una herida durante la cicatrización o incluso un mal tratamiento para cerrar las heridas, pueden estimular el desarrollo de queloides, sobre todo en las áreas de la oreja, barbilla, hombros o pecho que son las que principalmente presentan este tipo de problema.

Algunas cicatrices queloides con el tiempo dejan de crecer y llegan casi a desaparecer, mientras que otras pueden seguir creciendo y aumentando de tamaño de tal forma, que necesiten tratamiento especial.

El tratamiento depende de tamaño, ubicación y tipo de molestia y van desde la aplicación de pomadas con esteroides de forma local o la aplicación de inyecciones de corticoesteroides directamente en la cicatriz, para lo que antes congelan con nitrógeno la cicatriz antes de inyectarla, hasta una cirugía para remover el tejido fibroso sobrante, lo que no siempre es recomendable porque se puede favorecer una nueva formación de este tejido y con mayor crecimiento.

Otras formas de tratamiento se enfocan a aplanar la cicatriz y aclarar su coloración y se pueden repetir cada 30 días, durante 6 meses o más, según sea el caso.

Otras técnicas para eliminar queloides pequeños, son la cirugía láser o la crioterapia o congelación y en casos más complicados, se puede utilizar radioterapia o cirugía para quitarla completamente, en ocasiones utilizando injertos de piel de la misma persona.

Para la recuperación y restauración de la piel después de una lesión, se necesita una adecuada alimentación, que contemple vitaminas A, C y cinc, para lo que se pueden dar complementos en forma de pastillas, además de la aplicación de vitamina E, sobre el área lesionada.

Para prevenir daños o formación de cicatrices anormales, es conveniente evitar exponerlas a la luz solar y utilizar cremas protectoras solares evitando el uso de cosméticos sobre ella, mientras no se haya curado.

También es importante evitar el rascado, las exfoliaciones o exprimir los barritos, para prevenir la formación de cicatrices queloides.

 
 
 
Son molestas, poco estéticas y requieren atención especial.
Son molestas, poco estéticas y requieren atención especial.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos