Cirugía de párpados

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Con este procedimiento, disminuye el exceso de piel o grasa en los párpados

 
La cirugía de los párpados o blefaroplastia es un procedimiento quirúrgico que consiste en remover la grasa y el exceso de piel y músculo de los párpados superiores e inferiores.

Esta técnica puede corregir los párpados superiores caídos y las bolsas de los párpados inferiores, que hacen ver a las personas mayores y más cansadas y que llegan a interferir con la visión.

Pero como en todas las cirugías estéticas, no todas las personas son candidatos ideales ya que existen ciertas condiciones médicas que hacen a la cirugía de los párpados más riesgosas como: trastornos tiroideos como Hipotiroidismo o enfermedad de Graves, Hipertensión arterial, trastornos cardiovasculares, diabetes y otras enfermedades.

Las complicaciones menores que se pueden presentar son, inflamación y visión doble o borrosa y después de la cirugía algunos pacientes pueden presentar dificultad temporal para cerrar los ojos cuando duermen. Otra complicación rara en manos expertas, es el ectropión (eversión del párpado).

La blefaroplastia se realiza generalmente con anestesia local y sedación oral o endovenosa aunque algunos cirujanos prefieren la anestesia general.

La técnica habitual consiste en hacer incisiones siguiendo las líneas naturales de los párpados, a través de las que se despegará la piel del tejido celular subcutáneo y los músculos. Después se localizarán las bolsas de grasa y se resecarán las mismas junto con el músculo y la piel. Finalmente se cerrará la piel con suturas delgadas.

Si no se necesita la resección de piel en los párpados inferiores, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival por medio de una incisión que se realiza dentro del párpado inferior sin dejar cicatrices visibles.

Otra técnica, es la reubicación de la grasa, para mejorar la posición, en la cual no se realiza la remoción de los depósitos de grasa de los párpados inferiores.

El seguimiento y los cuidados posteriores a la cirugía, son muy importantes, el cirujano colocará ungüento oftálmico a nivel de sus ojos y párpados y el control del dolor se hará por medio de analgésicos y compresas frías para disminuir la inflamación y el ardor y los puntos deberán ser retirados entre dos a cinco días después de la intervención.

Si se utilizan lentes de contacto, deberán evitarse por lo menos durante dos semanas en las que puede haber hipersensibilidad a la luz solar, viento u otro factor irritante, por lo que es recomendable utilizar lentes de sol y protectores solares durante los primeros días.

Es importante también evitar actividades que produzcan aumento de la tensión arterial como flexiones, levantamiento de objetos y piernas o deportes.

El proceso de cicatrización es gradual, por lo tanto, las cicatrices pueden permanecer de coloración rosada durante seis meses o más después de la intervención quirúrgica. A partir de este momento las mismas irán adoptando una coloración blanquecina hasta ser prácticamente invisibles.

 
 
 
Corrige bolsas, ojeras o párpados caidos y ayuda a mejora el campo visual.
Corrige bolsas, ojeras o párpados caidos y ayuda a mejora el campo visual.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos