Hemodiálisis, limpieza de la sangre

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Es la purificación de la sangre por medio de un riñón artificial

 
Cuando los riñones de una persona fallan, el enfermo puede morir en pocos días intoxicado con sus propios desechos, a menos que se puedan eliminar las impurezas de la sangre por otros medios como es el aparato llamado riñón artificial.

Gracias a esta tecnología médica, muchas personas han podido sobrevivir muchos años mientras esperan un trasplante de riñón, el que no es fácil conseguir por que todavía no hay una cultura de la donación en la población de la mayoría de los países y porque tienen que tener ciertas características del donador, para poder ser aceptados por el organismo receptor.

Al proceso de purificación de la sangre, que se realiza mediante el riñón artificial se le llama hemodiálisis y por lo general los enfermos tienen que someterse a esta práctica dos o tres veces a la semana en sesiones que pueden durar entre 6 y 12 horas.

En estas sesiones, se hace pasar la sangre cargada de impurezas por un tubo de “celofán” semipermeable que es sumergido en una solución química que se mantiene a la temperatura del cuerpo. Las partículas microscópicas de los desechos pasan a la solución a través del celofán y la sangre ya depurada regresa al cuerpo del enfermo.

Para que la sangre del enfermo no se coagule durante la diálisis, se le pone cierta cantidad de heparina que es una sustancia anticoagulante, pero cuando se le regresa al cuerpo, se le tiene que añadir un sustancia que la contrarreste para prevenir hemorragias y permitir que la sangre tenga su volumen normal.

En la actualidad, existen máquinas de diálisis que son muy pequeñas y sencillas y que se pueden utilizar en casa. Sin embargo siempre, tanto en un hospital o clínica como en casa, debe aplicarla una persona capacitada para ello.

Otra forma de depurar la sangre es por medio de una diálisis peritoneal, que permite la depuración de la sangre dentro del cuerpo. Para ello se introduce una solución dializadora por medio de un tubo que se introduce en la cavidad abdominal y la difusión de los desechos de la sangre a la solución, se efectúa a través del peritoneo, que es la membrana que reviste esa cavidad, esto se debe hacer bajo estricta vigilancia médica y dura entre 24 y 48 horas.

 
 
 
Por medio de un riñón artificial se limpia la sangre y se devuelve al enfermo.
Por medio de un riñón artificial se limpia la sangre y se devuelve al enfermo.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos