Faringe y esófago

 
 
 
por: Bertha Sola Valdés
Fuente: esmas.com
 

Después de masticados los alimentos son tragados para seguir su proceso de transformación en el estómago

 
La deglución se realiza en la faringe y es uno de los pasos de la digestión después de que gracias a la masticación y a la saliva que producen las glándulas parótidas, se facilita el paso de los alimentos de la boca hacia el esófago.

Mientras mejor masticados estén los alimentos, más fácil es el proceso y menos peligroso, porque un bocado grande puede atorarse y obstruir también el paso del aire.

La faringe y la laringe están juntas, pero cada una tiene una función especial. La laringe permite el paso del aire a los pulmones y la faringe de los alimentos al esófago.

El esófago es un tubo que recibe a los alimentos y los conduce al estómago. En la parte superior tiene una válvula llamada “epiglotis”, que se abre y cierra para dejar pasar poco a poco los alimentos.

Al entrar los alimentos al esófago, los músculos empiezan a realizar una serie de contracciones muy suaves que van empujando el bolo alimenticio hacia el estómago.

En el otro extremo del esófago, también hay una válvula que funciona como un esfínter, es decir un músculo, que se abre y cierra para permitir el paso del bolo alimenticio poco a poco al estómago. Esta válvula se llama cardias.

Cuando el esfínter inferior no funciona apropiadamente, el ácido y la comida pueden devolverse del estómago hacia el esófago, lo que se conoce como reflujo y puede ocasionar dolor, acidez y lesiones en la parte inferior del esófago.

Estas lesiones, como quemaduras, pueden ocasionar estrechez del esófago, estrangulándolo y formando una hernia hiatal, que en muchos casos requiere de una cirugía y si es muy grave y no se controla a tiempo es una de las causas de cáncer en el esófago.

La hernia hiatal provoca que la parte superior del estómago se deslice hacia el tórax en dirección ascendente, impidiendo el paso normal de los alimentos y causando muchas molestias.

 
 
 
La faringe y el esófago
La faringe y el esófago
Foto: Archivo esmas.com
Fotogalería Videos