Intestino grueso

 
 
 
por: Bertha Sola Valdés
Fuente: esmas.com
 

La última etapa del proceso digestivo se realiza en el intestino grueso

 
Al intestino grueso llega más o menos el 5% de los alimentos digeridos que no fueron absorbidos por el intestino delgado.

El intestino grueso es un tubo ondulado que rodea al intestino delgado y está dividido en varias secciones: el ciego, el apéndice, el colon ascendente, el colon transversal, el colon descendente, el recto y el ano.

Tiene dos grandes funciones: Una es la absorción de de agua y la otra la formación de una pasta semi dura llamada excremento.

El excremento contiene restos de alimentos, de líquidos y de sustancias que se producen en el cuerpo, pero también contiene muchos microbios que se forman en la flora intestinal y que si bien en ese momento tienen una función especial, también son causantes de enfermedades.

La sobreabsorción de agua en el intestino grueso o cuándo la persona no consume la cantidad suficiente, provocan que la materia fecal esté dura y seca, lo que dificulta su eliminación. Esto se conoce como estreñimiento y es muy frecuente y molesto, además de que cuando es constante puede lastimar la última parte del intestino ocasionando fisuras o la inflamación de la venas capilares, lo que se conoce como hemorroides.

El colon es una parte muy delicada y se irrita fácilmente, por mala alimentación o por estrés provocando una colitis, que además de ser molesta, es dolorosa.

Al final del trayecto del intestino recto se encuentra un orificio que sale al exterior del cuerpo llamado ano y que es el conducto de salida del excremento.

Para que el excremento se forme bien y pueda ser desechado diariamente, sin dificultad, es necesario comer alimentos con fibra, como las frutas y verduras y tomar entre litro y medio y dos litros de agua diariamente.

Cuando no se defeca diariamente, el excremento se fermenta y concentra, por lo que empiezan a actuar más o menos 400 tipos de bacterias que ayudan a que el cuerpo lo queme y elimine provocando gases malolientes.

También hacer ejercicios físicos ayuda al buen funcionamiento del intestino grueso.

 
 
 
En el intestino grueso se concentran los restos de los alimentos.
En el intestino grueso se concentran los restos de los alimentos.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos