Partes de una célula

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Casi todas las células tienen los mismos componentes y partes

 
Casi todas las células tienen los mismos componentes y partes. Las principales son: La membrana que las rodea, un núcleo que sirve de centro de control y la masa citoplásmica que es donde se realiza la mayor parte de sus funciones.

La Membrana celular también llamada membrana plasmática, rodea y protege a la célula separándola del medio que la rodea que puede ser agua, aire, sangre u otras células.

Es muy delgada, más que una tela de araña, es semipermeable y actúa como vigilante, de lo que es toda una fábrica. Sus características le permiten reconocer a otras células e interactuar con ellas.

La membrana está formada por lípidos o sea grasas y proteínas que están en constante movimiento y que le permiten a la célula realizar las funciones de la asimilación, la nutrición y la excreción.

La membrana conserva y mantiene las condiciones internas de la célula y controla el intercambio de sustancias entre la célula y el medio que la rodea, que son fundamentalmente la entrada de nutrimentos, agua y oxígeno y la salida de los desechos.

Está formada principalmente de grasa y protege el interior de la célula porque actúa como filtro al seleccionar qué puede entrar o salir de la célula. Controla también el contenido químico que hay en ella.

Los microvellos son proyecciones filamentosas de la superficie celular que aumentan la capacidad de absorción de la célula porque actúan como si fueran “popotes”.

El núcleo, es el centro que gobierna y dirige toda la actividad celular, es decir todas las reacciones químicas que se llevan a cabo dentro de la célula.

Tiene forma esférica y está cubierto por una membrana doble que lo separa del citoplasma y que permite el intercambio de sustancias entre estas dos secciones.

En su centro se localiza el nucleolo y en su interior tiene muchos granulitos de “cromatina”, llamados cromosomas, que aparecen en pares idénticos y están formados por ADN o ácido dexirribonucleico, que es la sustancia portadora de los factores de la herencia.

Sus principales funciones son la especialización celular, la reproducción y la memorización de sus caracteres particulares.

El citoplasma es una sustancia viva que se encuentra entre la membrana y el núcleo. Constituye el 90% de la célula y es como una gelatina que contiene aminoácidos proteínas, glucosa y muchas estructuras llamadas organelos.

Los organelos se encargan de fabricar, transformar, almacenar y transportar proteínas, así como de eliminar los desechos celulares.

Hay diferentes tipos de organelos, los que sirven para el crecimiento, restitución de células y para el funcionamiento de los órganos del cuerpo, o sea los que procesan las proteínas, están hechos de granos redondos llamados ribosomas y están ordenados en una membrana plegada llamada retículo endoplásmico. Los ribosomas contienen gran cantidad de ARN que es la sustancia mensajera del ADN.

Los lisosomas son sacos donde se acumulan enzimas o jugos digestivos que desdoblan los nutrimentos, digieren las partículas extrañas que penetran en la célula como las bacterias y desintegran lo que la célula descarta.

En las mitocondrias se produce la energía que la célula necesita para mantenerse activa. Ahí se realiza el metabolismo de la energía y se libera la energía almacenada, mediante un proceso conocido como respiración celular. Esto abastece la célula y nos da energía.

Las vacuolas son espacios de fluidos o líquidos que son rodeados por membranas, almacenan y excretan el agua.

En el citoplasma también está el aparato de Golgi, que es un organelo que prepara y transporta las proteínas que la célula forma para enviarlas a otros compartimientos de ella misma y hacia al exterior. A esta función se le llama secreción y consiste en la producción y liberación de alguna sustancia.

El retículo endoplásmico es una red de membranas de sacos y túbulos conectados a la membrana nuclear y al citoplasma. En él se producen varias reacciones enzimáticas y sirve de transporte de sustancias hacia el exterior de la célula y al núcleo.

Hay dos tipos de retículos, el rugoso y el liso. El retículo rugoso, es el sitio en donde se sintetizan las proteínas que la célula envía al exterior y El retículo liso, es una red de canales que participan en la síntesis del glucógeno o azúcares, de los lípidos y de la proteínas. A través de ellos fluyen las sustancias que están dentro de la célula. Las células también contienen unos globulitos de grasa.

 
 
 
En la masa citoplásmica es donde se realizan la mayor parte de sus funciones
En la masa citoplásmica es donde se realizan la mayor parte de sus funciones
Foto: esmas.com
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos