La placa y la encía

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Le encía cubre y sostiene las raíces de los dientes y muelas

 
Como los dientes y muelas están en contacto directo con todos los alimentos que comemos, en ellos poco a poco se va formando una capa, que no se ve ni se siente, pero que si no se quita bien todos los días se va acumulando y causando la destrucción del diente.

Esta capa se llama dentobacteriana, y está formada por bacterias, alimentos y saliva que se pega a los dientes, muelas y encías.

Su acumulación produce caries, mal olor y poco a poco va cambiando el color de los dientes.

Se forma por la falta de higiene y de un cepillado adecuado. Se logra ver a simple vista cuando los dientes están muy, pero muy sucios.

La encía es un tejido fibroso que rodea a los dientes y muelas. Su principal función es la de cubrir y sostener las raíces de los dientes y muelas.

La encía normal es de color rosado y cuando se afecta por cualquier causa, cambia su color a rojo o morado y puede sangrar. Tiene la ventaja de que cuando se lastima fácilmente se puede reparar o reconstruir de forma natural.

Lo que más afecta a las encías es el “sarro”, una capa que se forma exactamente en el cuello del diente o muela, produce una infección y la va debilitando.

Si no se cuida y controla a tiempo cualquier problema y si no se cuida mucho la higiene de la boca, poco a poco la encía se debilita o desgasta en la parte donde sostiene al diente, al hacerlo los dientes se aflojan y caen.

El sarro se forma con restos de alimentos o de tabaco. Las personas que fuman presentan manchas en los dientes y es más fácil que los pierdan.

Un buen cepillado y una limpieza hecha por el dentista al menos cada año, ayudan a su eliminación, pero más ayuda una buena limpieza todos los días, una adecuada alimentación y no fumar.

 
 
 
La capa dentobacteriana se forma por bacterias, alimentos y saliva
La capa dentobacteriana se forma por bacterias, alimentos y saliva
Foto: esmas.com
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos