Inmunidad pasiva

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Inmunidad pasiva, forma de protección rápida, pero de corta duración

 
Inmunidad es la capacidad que tiene el organismo para poder resistir al ataque de cualquier germen o sustancia peligrosa y acabar con ellas.

Hay dos tipos de inmunidad, la pasiva y la activa:

- La inmunidad pasiva, es una forma de protección rápida, pero de corta duración.

Se adquiere durante el embarazo. Cuando una madre se alimenta bien, descansa, no fuma, no toma, no ingiere drogas o medicinas sin control médico y no se expone a radiaciones por radiografías sin protección, su bebé tiene muchas más posibilidades de nacer con defensas naturales que le llegan a través de la sangre materna.

Durante los primeros meses de vida, la leche materna proporciona a los bebés todos los nutrimentos que necesitan para crecer y desarrollarse y también proporciona defensas para el organismo. Por eso debe ser el único alimento que reciba por lo menos los 4 primeros meses de vida. Después de los 6 meses, es necesario que el bebé empiece a consumir otros alimentos, para que su sistema inmunológico madure y funcione adecuadamente.

La inmunidad pasiva también se adquiere a través de sueros o gammaglobulinas que son sustancias que producen anticuerpos para combatir algunas enfermedades producidas por bacterias, pero que también actúan por poco tiempo y que se utilizan en casos específicos que el médico determine.

Las gamaglobulinas proceden de sangre de un ser humano que desarrolló los anticuerpos por haber padecido cierta enfermedad y su administración y control debe ser muy cuidadoso, porque la sangre puede contener virus de otras enfermedades graves como el SIDA o la hepatitis.

 
 
 
Ésta es adquirida durante el embarazo.
Ésta es adquirida durante el embarazo.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos