Sistema Nervioso Autónomo

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

El Sistema Nervioso Autónomo coordina las actividades del cuerpo que no son voluntarias

 
Otro subsistema, que es el sistema Nervioso Autónomo, se encarga de controlar los movimientos musculares involuntarios, es decir los que se realizan sin que nosotros los programemos, como los del corazón, los del intestino y los de otros órganos internos.

El Sistema Nervioso Autónomo realiza dos funciones muy importantes que se complementan, una para acelerar y otra para frenar las actividades internas del cuerpo. Esto es muy importante porque si no fuera así, el cuerpo podría perder el control.

Por ejemplo, al hacer ejercicio el corazón se acelera para llevar más oxígeno y nutrimentos a los músculos, pero el corazón no puede llevar ese ritmo todo el tiempo porque “explotaría”, por lo que la otra función de este sistema es la de frenarlo cuando se deja de hacer ejercicio y permitir que recupere su ritmo normal.

El funcionamiento de todo el organismo depende del Sistema Nervioso en su conjunto, ninguno de los órganos y “sistemas” que lo conforman trabaja aislado, si uno falla, fallan los demás.

Las funciones involuntarias las coordina el Sistema Nervioso Autónomo, que a su vez se divide en dos sistemas, el Sistema Nervioso Simpático y el Sistema Parasimpático que realizan acciones opuestas de una misma función.

Para ello el Sistema Nervioso Simpático actúa en casos de urgencia y de estrés provocando diversas reacciones como el aceleramiento del pulso y la respiración, frena la digestión, aumenta la presión arterial y hace que la sangre llegue en mayor cantidad al cerebro, piernas y brazos, también hace que aumente el nivel de azúcar en la sangre.

Todo esto lo hace para preparar a la persona para que utilice al máximo su energía y pueda actuar en situaciones especiales.

El Parasimpático en cambio, almacena y conserva la energía y mantiene el ritmo normal de los órganos y glándulas del cuerpo. Después de un susto, trauma, dolor intenso o cualquier situación especial del cuerpo, el Parasimpático se encarga de que todo vuelva a la calma y normalidad.

De estos dos, obviamente el Parasimpático es el más importante para sobrevivir, porque si no normalizara las funciones, el cuerpo no podría soportalas.

Los nervios simpáticos tienen su origen en diferentes partes de la médula espinal mientras que los parasimpáticos se originan en los nervios craneales y en los raquídeos.

La mayoría de las fibras nerviosas parasimpáticas se encuentran en un nervio llamado “vago” que llega a todos los órganos internos del cuerpo.

Entre algunas de las funciones que realizan estos dos sistemas están:
- El simpático abre la pupila del ojo, el parasimpático la cierra.
- El simpático estimula la producción de saliva, el parasimpático la inhibe.
- El simpático hace que el corazón lata muy aprisa y fuerte, el parasimpático disminuye los latidos y su intensidad.
- El simpático relaja el músculo para que puedas orinar o defecar, el parasimpático los contrae para que cierren.

 
 
 
Este sistema dirige las actividades corporalesque el hombre no puede controlar.
Este sistema dirige las actividades corporalesque el hombre no puede controlar.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos