Necesidades del cerebro

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Aunque su crecimiento tiene un límite, el desarrollo del cerebro nunca termina

 
Para poder trabajar todo el día, toda la noche y en realidad toda la vida sin descansar, el cerebro necesita tener mucha energía.

El cerebro crece mucho los dos primeros años de edad y después de los 5 años de edad lo hace más lentamente hasta alcanzar su tamaño total al llegar a la adolescencia.

Aunque su crecimiento tiene un límite, su desarrollo nunca termina. Esto quiere decir que van aumentando y mejorando las funciones que realiza y este proceso dura toda la vida.

El desarrollo de las múltiples funciones que tiene el cerebro depende de todo lo que aprendemos, memorizamos, expresamos y sentimos. Todo esto desarrolla nuestra inteligencia y como siempre tenemos algo que aprender y en qué mejorar, el cerebro es uno de los órganos del cuerpo que nunca deja de desarrollarse.

Su crecimiento y desarrollo depende como las demás partes del cuerpo, de una adecuada alimentación que le proporcione nutrimentos necesarios para tener energía, o sea, la fuerza necesaria para realizar todas sus funciones.

Por su importancia, el cerebro necesita mucha sangre, esto se debe a que no puede almacenar los nutrimentos como lo hacen los músculos, sino que los usa conforme le van llegando por medio de la sangre. Por ello la cuarta parte de la sangre que el corazón bombea, llega directamente al cerebro.

El cerebro necesita mucha glucosa para su desarrollo y para tener energía y sin ella el cerebro no puede enviar mensajes a las neuronas. La glucosa es azúcar y se obtiene de alimentos como las frutas, verduras, chocolates, miel o dulces.

La energía también se obtiene de los alimentos que contienen carbohidratos como son los cereales como el arroz, maíz, trigo o avena y de los tubérculos como la papa, la yuca, también de los alimentos que contienen grasas como la carne, el tocino y los aceites.

También necesita proteínas, ellas ayudan a que el cerebro piense, recuerde, analice y realice muchas de sus principales funciones. Las proteínas son indispensables para producir unas sustancias llamadas neurotransmisores, que son las que permiten el paso de señales de una neurona a otra.

Las proteínas las podemos adquirir por medio de las leguminosas como el frijol, las lentejas, habas, los chícharos, también por medio de las carnes, sobre todo de los pescados y de los alimentos de origen animal, como los huevos, leche o quesos.

También necesita de las vitaminas y minerales que podemos adquirir por medio de las frutas y verduras, éstas ayudan a conservar la salud y mantener el cuerpo funcionando normalmente, lo que ayuda al cerebro a no tener que realizar trabajos extras y a mantenerse saludable y activo.

Pero también hay otro tipo de “alimento” muy importante para el cerebro, es el aprendizaje, que permite el desarrollo de todas las capacidades y habilidades que tenemos los seres humanos.

El aprendizaje se puede lograr por medio de la lectura, la escritura, el estudio, observando todo lo que sucede a nuestro alrededor y a través de las conversaciones con personas que tienen más conocimientos y experiencia que nosotros. La capacidad de aprendizaje del cerebro no tiene límites.

Aunque parezca extraño, el cerebro, sus funciones y reacciones, se "nutren" también con palabras, afectos, imágenes, recuerdos, experiencias y vivencias que impactan de forma especial a cada persona, solamente así se pueden fortalecer sus funciones como la inteligencia, la memoria, la creatividad, la productividad, la comunicación y todas las funciones mentales que nos distinguen como seres humanos.

 
 
 
El cerebro tiene múltiples funciones.
El cerebro tiene múltiples funciones.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos