Ovarios y testículos

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

La producción de hormonas sexuales ocasiona los cambios de la pubertad

 
Las hormonas sexuales se empiezan a producir a las pocas semanas de la concepción, cuando empieza la diferenciación sexual durante el embarazo.

Los andrógenos hacen que se forme un niño y si en el feto no hay andrógenos presentes, entonces se formará una niña.

Esta producción de hormonas es estimulada por la placenta, pero cuando el niño o niña nacen, la situación cambia.

Aunque la hipófisis es la encargada de producir hormonas sexuales, no lo hace hasta que se llega a la pubertad, más o menos entre los 10 y los 16 años.

Cuando la hipófisis empieza a producir hormonas sexuales éstas llegan a los ovarios órganos que forman parte del sistema reproductor femenino o a los testículos, que pertenecen al sistema reproductor masculino.

Al llegar estas hormonas a estás glándulas, ellas empiezan a su vez a producir grandes cantidades de estrógenos si son mujeres y de andrógenos si son hombres.

Esta rápida y constante producción de hormonas sexuales dan origen al crecimiento acelerado y a los cambios corporales y emocionales que suceden durante la adolescencia.

Los testículos o gónadas masculinas son dos glándulas que se localizan bajo el pene y están cubiertas por el escroto. Contienen unas células llamadas de Leydig, que producen varias hormonas masculinas llamadas andrógenos.

La más importante de estas hormonas es la testosterona que estimula el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios masculinos durante la pubertad, como el cambio de voz, el crecimiento de la próstata y las vesículas seminales y la producción de semen y espermatozoides, que son las células sexuales masculinas.

Los ovarios o gónadas femeninas, están situados a los lados del útero, tienen forma de almendra y los folículos que contienen producen y maduran los óvulos o huevos.

Producen varias hormonas llamadas estrógenos que tienen como función el desarrollo de los órganos reproductores y durante la pubertad, la aparición de las características sexuales secundarias femeninas como son: la distribución de la grasa corporal, la amplitud de la pelvis y la definición de la cintura, el crecimiento de las mamas y del vello púbico y axilar.

Otra hormona segregada por los ovarios es la progesterona que actúa sobre la mucosa uterina durante el embarazo y junto con los estrógenos favorece el crecimiento y la elasticidad de la vagina, sobre todo durante el parto.

Otra hormona que producen los ovarios, es la relaxina, que actúa sobre los ligamentos de la pelvis y del cuello del útero permitiendo su relajación durante el parto.

Los ovarios contienen miles de óvulos que son la célula sexual femenina y a partir de la pubertad, gracias a ciertas hormonas empiezan a madurar y a liberarse empezando con ello la capacidad reproductiva de la mujer.

Otra hormona que producen, se llama progesterona y tiene control sobre el útero para el mantenimiento del embarazo y en el momento del parto, permite la elasticidad de los músculos y la abertura de la pelvis que permite la salida del bebé.

 
 
 
Las hormonas sexuales ocasionan cambios durante la pubertad.
Las hormonas sexuales ocasionan cambios durante la pubertad.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos