La caja torácica

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Tiene la función de protege los pulmones y al corazón de fuertes golpes que impidan que trabajen correctamente

 
La caja torácica La caja torácica la integran una serie de huesos que protegen al corazón y a los pulmones.

Está formada principalmente por las costillas y el esternón y diseñada de tal forma que protege perfectamente al corazón y a los pulmones permitiendo que realicen adecuadamente su función y sus movimientos.

Unidas a la columna vertebral, cada persona tiene 12 costillas de cada lado, 7 pares de ellas están unidas directamente al esternón, otras 3 se unen a él mediante un cartílago o hueso blando, dos más, son costillas flotantes, es decir solamente están sostenidas por la columna vertebral. Las costillas flotantes, al no estar ligadas al esternón facilitan que el diafragma se mueva fácilmente y permita la entrada y salida del aire en los pulmones.

Cuando una costilla se rompe, se siente un gran dolor y hay dificultad para respirar, sin embargo no hay nada que pueda hacerse y en estos casos solamente la persona debe descansar, evitar movimientos bruscos y esperar a que solde solita. Una radiografía ayuda a saber si la fractura no está lesionando y pone el riesgo a los órganos vitales que protegen.

 
 
 
Las costillas flotantes permiten la respiración libremente.
Las costillas flotantes permiten la respiración libremente.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos