La glándula hipófisis

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Produce varias hormonas del crecimiento y metabolicas, es decir con las transformaciones de las células

 
La glándula hipófisis, conocida también como pituitaria, se localiza en la parte media del cráneo a la altura del puente de la nariz, es tan pequeña como un chícharo, pero muy importante porque produce varias hormonas que tienen que ver con el crecimiento y con el metabolismo, es decir con todas las transformaciones que se dan en las células.

La hipófisis produce varias hormonas que almacena mientras no las utiliza. Está formada por dos lóbulos, el anterior y el posterior, cada uno de ellos segrega diferentes hormonas.

Unas estimulan a las glándulas sexuales que son los ovarios en las mujeres y los testículos en los hombres, para que produzcan sus propias hormonas. Esto empieza a suceder durante la pubertad y ocasiona la aparición de los caracteres sexuales secundarios.

Otras hormonas estimulan el funcionamiento de los riñones, órganos que producen la orina que ayuda a eliminar desechos del cuerpo.

Una hormona más, es la que controla el funcionamiento de la tiroides, que es una glándula situada en el cuello y tiene como principal función estimular el crecimiento de huesos y músculos.

También produce otras sustancias llamadas endorfinas, que actúan en el sistema nervioso y sirven para controlar el dolor cuanto alguien se lastima o enferma.

La hipófisis produce hormonas gracias al

hipotálamo, que es el que coordina todo el sistema endocrino. Es un conjunto de células cerebrales tan pequeño, que los científicos no le dieron importancia hasta 1960. Se cree que este órgano registra la información sobre las condiciones en que se encuentra el cuerpo por lo que es el principal vínculo entre el sistema nervioso y el endocrino. Todos los mensajes que llegan al cerebro pasan primero por el hipotálamo y para poder responder a todas las demandas del cuerpo, se auxilia con la hipófisis.

El hipotálamo produce hormonas que ayudan en el movimiento de los músculos, en las contracciones del útero cuando va a nacer un bebé y en la producción de leche por las glándulas mamarias. Controla también la temperatura, el hambre, la sed y los impulsos sexuales.

 
 
 
Se encuentra en la parte media del cráneo y tiene que ver con el crecimiento.
Se encuentra en la parte media del cráneo y tiene que ver con el crecimiento.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos