Sistema inmunológico

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Este sistema nos avisa con síntomas cuando algo está pasando

 
En la antigüedad se pensaba que las enfermedades eran causadas por fuerzas del mal como el demonio o la brujería, pero el médico griego llamado Hipócrates, fue el primero en aclarar que su origen no era sobrenatural, sino que tenía que ver con ciertos elementos y organismos que existían en el ambiente.

La existencia de los microorganismos que ocasionan enfermedades, fue confirmada cientos de años después y con ayuda del microscopio por Louis Pasteur y otros científicos que identificaron la existencia de ciertos gérmenes, como agentes causales de enfermedades infecciosas.

Estos descubrimientos y posteriormente la clasificación de los organismos según sus características y daño que ocasionaban, se establecieron cuatro grandes grupos de organismos patógenos, es decir infectantes o que causan enfermedades: virus, bacterias, parásitos y hongos.

Pero si bien este descubrimiento cambió la idea del origen de muchas enfermedades, también se han identificado otro tipo de elementos ambientales, gases, venenos, productos químicos y diferentes sustancias que se encuentran en el ambiente y que pueden ocasionar daños en órganos del cuerpo y evitar que funcionen adecuadamente.

Y si bien estamos expuestos a un sinnúmero de peligros, nuestro cuerpo es muy sabio y cuando algo malo le sucede, reacciona y avisa mandando señales para que nos demos cuenta de ello y lo atendamos oportunamente antes que se agrave alguna situación.

Estas señales se conocen como signos o síntomas. Un signo es algo que las demás personas podemos ver en los demás y que nos indica que algo puede estar afectando a la otra persona, entre ellos están los cambios de coloración en la piel, hinchazón o inflamaciones, manchas o ronchas, deformidades en alguna parte del cuerpo y otros. Un síntoma es algo que solamente siente la persona pero que no notamos los demás, como el dolor, el cansancio, la temperatura, mareos, náuseas o comezón entre otros.

Además de avisarnos con signos y síntomas cuando los gérmenes o sustancias nocivas han logrado entrar al cuerpo y para defenderse de ellos, tenemos un sistema muy bien organizado sin el cual no podríamos vivir, el sistema inmunológico.

Sin embargo también nuestro sistema inmunológico en ocasiones actúa contra nuestra salud. Cuando las defensas están bajas o deficientes se dice que hay inmunodeficiencia, que es la incapacidad del sistema para defender y proteger al cuerpo, tal es el caso del SIDA.

También hay enfermedades autoinmunes, en las que una inadecuada y exagerada respuesta del sistema contra sustancias y tejidos que están presentes en el cuerpo, hace que éste se ataque a sí mismo y así el sistema inmunológico se convierte en el agresor atacando órganos saludables en lugar de protegerlos. En estos casos está la diabetes tipo 1, la artritis reumatoide, la psoriasis, el lupus y muchas otras más.

 
 
 
El sistema inmunológico es vital para la salud del ser humano.
El sistema inmunológico es vital para la salud del ser humano.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos