Hipertensión arterial, un enemigo silencioso

 
 
 
por: Agencia EFE
Fuente: EFE
 

Más de un 20 por ciento de la población mundial la padece

 
La presión sanguínea alta o hipertensión es un flagelo que azota a buen porcentaje de la humanidad: se calcula que más de un 20 por ciento de la población mundial la padece y que más del 50 por ciento de ellos ni siquiera lo sabe.

Es por ello que organizaciones mundiales de la salud, médicos epidemiólogos y otros especialistas en salud pública viven preocupados con el fin de establecer criterios de cuidado y medidas de prevención para este enemigo silencioso.

Justamente debe su nombre de "enemigo silencioso", porque en la mayor parte de las veces, las personas que sufren de hipertensión arterial no padecen de ningún tipo de sintomatología.

Se dice que una persona padece de hipertensión cuando sus cifras de tensión arterial superan o igualan los 140/90 milímetros de mercurio.

¿Que nos dicen estas cifras?. Estos números revelan la fuerza que tiene que hacer el corazón en cada latido para vencer la resistencia de las arterias.

Es decir, el aparato cardiovascular es un circuito cerrado constituido por el corazón y los vasos sanguíneos (arterias y venas), y que además tiene conexiones con otros órganos como el cerebro y el riñón.

Así, cuando se produce un aumento de presión sufren todos los componentes, y es por eso que se dice que la hipertensión tiene sus órganos blancos preferidos: el cerebro, las arterias del fondo del ojo, el corazón y los riñones.

Es por ese motivo que en la práctica médica, no sólo se evalúan las cifras de la presión sino sus consecuencias en dichos órganos.

Muchas veces se efectúan exámenes del fondo del ojo para ver como están las arterias de la retina y de acuerdo con su calibre y brillo, se pueden detectar daños causados por la hipertensión. También se solicitan electrocardiogramas para evaluar el efecto de la presión alta sobre el corazón así como analizar la función de los riñones.

Es muy difícil decir a un paciente que debe tomar medicamentos durante el resto de su vida porque solamente tiene elevados los índices de su presión arterial y no tiene ningún otro síntoma.

¿Como hace el médico para convencer a una persona sana que tome remedios?

Su importancia reside en que los estudios han establecido que si se controla la presión arterial, se pueden disminuir considerablemente sus efectos nocivos en todo el organismo humano. Por esta razón, existen más de 150 medicamentos concebidos para bajar las cifras de la hipertensión.

En el reciente Congreso Europeo de Hipertensión en París se ha presentado un estudio de 6 años de duración que abarcó a más de 15.000 pacientes de 33 países, para evaluar los efectos de dos de las drogas más utilizadas actualmente para el tratamiento de la presión arterial.

Estos son los medicamentos "bloqueadores" de los canales de calcio por un lado, y por el otro, los inhibidores de la enzima "convertidora de la angiotensina".

Por más raros que parezcan estos nombres específicos, lo más importante es que los pacientes que tomaron el último de los citados, vieron reducidas las posibilidades de padecer de diabetes en más de un 23 por ciento de los casos.

Cabe aclarar que la hipertensión arterial asociada a la diabetes producen (juntas) un daño mucho mayor y más acelerado en el organismo.

Por este motivo la ciencia médica y uno de sus brazos activos: la investigación, trata por todos los medios de descubrir medicamentos para combatir eficazmente a este enemigo ya no tan silencioso.

 
 
 
La mayor parte de las veces no se padece ningún tipo de sintomatología
La mayor parte de las veces no se padece ningún tipo de sintomatología
Foto: AP
Fotogalería Videos