Tratamiento adecuado para cicatrices

 
 
 
por: Asociación Mexicana de Escritores Científicos/Redacción
Fuente: esmas.com
 

Las cicatrices son causantes de inseguridad y complejos, por eso es importante disminuir su tamaño y color para disimularlas

 
Frecuentemente un gran número de personas buscan aliviar padecimientos a través de remedios caseros o productos automedicados con la idea de evitar un gasto en la recuperación de la salud. Sin embargo, esta práctica resulta contraproducente debido a que no se cuenta con un diagnóstico adecuado y cuando finalmente la visita al especialista es necesaria, el antecedente del uso de algún producto no sugerido por el mismo puede retrasar los esquemas de tratamientos avalados de manera científica.

La piel es el órgano más grande del cuerpo, regula la temperatura, percibe los estímulos de dolor y placer, y funciona como una potente barrera que impide el paso a cualquier agente agresor. Los cuidados que recibe ayudan a tener una buena carta de presentación y cualquier alteración en el funcionamiento o en su apariencia puede tener consecuencias importantes para la salud física, mental y emocional.

Un padecimiento dermatológico que en ocasiones se busca aliviar por medio de remedios caseros son las cicatrices queloides e hipertróficas. Las cicatrices queloides son una cicatrización anormal, se aprecian más gruesas, con diferente color y textura, se extienden más allá del borde de la herida y tienen la tendencia a ser recurrentes. Se presenta prurito y dolor. Se forman después de una lesión, principalmente en personas que tienen una tendencia hereditaria y con mayor incidencia en aquellas de piel oscura.

La formación de cicatrices queloides se debe a la secreción en exceso de colágena que se acumula en la zona de una herida, sobrepasando el tamaño de la misma. La coloración del tejido que se forma puede ser roja o más oscura al resto de la piel y pueden presentarse incluso después de un año de originarse la herida Las cicatrices hipertróficas son similares a las cicatrices queloides; pero se mantienen dentro del mismo margen de la herida sin rebasarlo, son menos gruesas y deformes; pueden presentar también cambio de coloración y elevación. Se desarrollan después de algunas semanas y pueden mejorar su aspecto de forma natural con el paso del tiempo.

Debido a que estas cicatrices anormales resaltan a simple vista y su formación obedece a una alteración en el tejido cicatricial, se les debe dar un tratamiento especial, para disminuir su tamaño y molestias. El tratamiento más usado y aceptado son los corticoesteroides intralesionales, que solo pueden ser administrados adecuadamente por el especialista, los cuales actúan sobre los fibroblastos y disminuyen la elevada síntesis de colágena que se produce en las cicatrices de dichos pacientes.

El tratamiento a base de corticoesteroides, es una excelente opción, que logra disminuir significativamente el tamaño y dolor de una cicatriz queloide o hipertrófica. El corticoesteroide de mediana potencia se ha utilizado desde hace años con un alto perfil de seguridad en importantes patologías dermatológicas.

Dependiendo de la evolución que presente la piel ante el tratamiento, el especialista podrá considerar el número de aplicaciones a suministrar.

Tiene un mecanismo de acción supresivo, al interrumpir el proceso inflamatorio inhibiendo la migración de células inflamatorias y la fagocitosis, al tener un efecto vasoconstrictivo que resulta en la interrupción del suministro de oxígeno y nutrientes al sitio de la herida, y por último al disminuir la producción de colágena por los fibroblastos.

Debido a que es en la dermis donde se lleva a cabo este proceso inflamatorio, la aplicación de los fármacos implica un conocimiento específico de las partes de la piel y la técnica en sí, por lo que debe realizarse por un especialista.

Según los especialistas se trata de un tratamiento muy útil, seguro y eficaz, en estos padecimientos que tienen que ver con la apariencia y que impactan la calidad de vida de los pacientes, ya que el aspecto puede hacer a una persona insegura y afectar sus relaciones laborales y personales.

 
 
 
Las cicatrices queloides son más gruesas, deformes y se ven a simple vista.
Las cicatrices queloides son más gruesas, deformes y se ven a simple vista.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos