Cuando el cerebro queda sin sangre

 
 
 
por: Pfizer/Redacción
Fuente: esmas.com
 

La Enfermedad Cerebral Vascular es la sexta causa de muerte en el país

 
De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, seis mil personas murieron en 2004 por enfermedad vascular cerebral (EVC), padecimiento que ocupa la sexta causa de muerte entre los mexicanos que oscilan entre los 30 y 65 años de edad.

No obstante, el número de fallecimientos aumenta, un 20 por ciento más, luego de los 66 años de edad, ya que es la población adulta mayor la más afectada.

La enfermedad vascular cerebral daña el suministro de irrigación de sangre al cerebro. Esta condición afecta los sentidos; frente a lo cual se lesionan las zonas cerebrales encargadas del habla, o el procesamiento de ideas, o tal vez la memoria, no es una zona específica sino que depende de dónde se obstruye la irrigación sanguínea. Asimismo la ECV también puede llegar a causar parálisis, estados de coma o la muerte.

La EVC “ocurre cuando una arteria cerebral es obstruida por un coágulo de sangre, lo que repercute en el paso del oxígeno al cerebro; sin este gas, el tejido cerebral muere en apenas unos minutos y, como consecuencia, las partes del cuerpo que están bajo el control de estas células dejan de funcionar correctamente”, explica el doctor Carlos Cantú Brito, adscrito a la Clínica de EVC, División de Neurología del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Si bien la EVC se puede presentar en personas de cualquier edad, es más frecuente en adultos mayores, especialmente en aquellos que presentan factores de riesgo cardiovascular como: hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, aterosclerosis (acumulación de grasa en las arterias), diabetes y hábitos como el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol.

Los ataques cerebrales se pueden prevenir al controlar y corregir los siguientes factores de riesgo:

· Presión Arterial Alta
· Tabaquismo
· Diabetes
· Niveles altos de colesterol
· Sobrepeso y Obesidad
· Sedentarismo

Los principales signos o síntomas que se presentan durante una EVC son:

· Pérdida de visión en un ojo
· Debilidad y adormecimiento de extremidades, únicamente de un lado del cuerpo
· Dificultad para hablar
· Pérdida del equilibrio
· Dolores de cabeza repentinos y de origen desconocido

Ante esto síntomas es necesario consultar al médico de inmediato. El especialista podrá diagnosticar la EVC mediante un examen neurológico y físico (tomografía, resonancia magnética).

“El éxito del tratamiento para la EVC, depende de la magnitud del daño derivado, la pronta atención médica, el estado de ánimo del paciente, así como del apoyo de familiares y seres queridos”, advierte Cantú Brito.

Las estatinas es uno de los tratamientos farmacológicos más estudiados y efectivos que ayudan a la reducción del colesterol una de las causas o factor de riesgo de la EVC. Entre las estatinas, se encuentra la atorvastatina, la cual baja los niveles de colesterol de forma rápida y segura, lo que ayuda en la prevención de la EVC.

No obstante, es el médico quien prescribirá el tratamiento más adecuado para cada paciente, ya que cada individuo reacciona de forma específica a diferentes terapias medicamentosas.

 
 
 
El tabaquismo o la diabetes ocasionan que no llegue sangre al cerebro.
El tabaquismo o la diabetes ocasionan que no llegue sangre al cerebro.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos