Sobrecarga de hierro en la sangre

 
 
 
por: GCyA/Redacción
Fuente: esmas.com
 

La frecuencia de transfusiones aumentan el hierro en la sangre peligrosamente

 
El hierro es parte de la hemoglobina de los glóbulos rojos, así como de la mioglobina de los músculos y su importantísima función, es la de llevar oxígeno a todas las células del cuerpo.

Es un elemento y nutrimento necesario para conservar la salud y poder vivir bien, sin embargo hay muchas personas que no lo tienen en su organismo en cantidad necesaria y padecen sobre todo de enfermedades como la anemia ferropénica o de otras más, por lo que llegan a requerir de varias transfusiones sanguíneas y a veces muy frecuentes, entre 10 y 20 unidades de sangre en más o menos un año, ya que de no recibirlas su vida estaría en gran peligro.

Sin embargo, las transfusiones sanguíneas pueden producir diversas consecuencias negativas, las cuales pueden ir de las más conocidas, como son el contagio de enfermedades como la hepatitis o el SIDA, hasta otras menos conocidas pero igualmente frecuentes y riesgosas como lo es la sobrecarga de hierro.

La sobrecarga de hierro crónica, es una consecuencia inevitable para aquellas personas que para sobrevivir dependen de transfusiones sanguíneas múltiples, por un tiempo prolongado, ya que el exceso de hierro puede afectar los mecanismos naturales de su almacenamiento en el cuerpo y eventualmente y si no se controla a tiempo se puede acumular y dañar órganos vitales como el hígado, las glándulas endocrinas y el corazón.

El exceso de hierro en la sangre, puede ocasionar o agravar enfermedades como: Cirrosis hepática, Insuficiencia cardiaca, Diabetes Mellitus, Hipotiroidismo y crecimiento deficiente en niños, poniendo en riesgo la vida de las personas que lo padecen.

La detección oportuna de los pacientes en riesgo de desarrollar la sobrecarga de hierro, que es un efecto tóxico acumulativo e inevitable para quienes reciben múltiples transfusiones, es el primer paso para salvar sus vidas.

En nuestro país se estima que más de 2,000 personas deben enfrentar la sobrecarga de hierro y en un porcentaje importante se trata de niños que, a menos que sean tratados adecuadamente, su calidad de vida será muy pobre y seguramente no rebasarán los 18 años de edad.

Entre las enfermedades que requieren de transfusiones constantes, están la: anemia de células falciformes o drepanocitosis, los síndromes mielodisplásicos y la talasemia.

Para establecer el diagnóstico se realiza una prueba para medir el nivel de ferritina que es un componente de la sangre, el que si se encuentra mayor a 150 indica sobrecarga de hierro. Esta prueba es recomendada para toda persona que rebase cinco transfusiones sanguíneas en un año.

Para el tratamiento existen medicamentos inyectables y vía oral, que logran atrapar el hierro impidiendo que dañe los órganos vitales. Este se aplica sin dejar de administrar la transfusión, que es vital para quienes las requieren y que incluso se pueden programar cuando el médico sabe que el enfermo va a necesitar varias transfusiones al año.

La terapia de quelación, es un tratamiento para eliminar el exceso de hierro y debería ser aplicada de inmediato después de iniciado un tratamiento con transfusiones, con el fin de prevenir que los órganos vitales, como el hígado, corazón, páncreas y otras glándulas, se dañen.

Este tratamiento que en muchos casos es abandonado porque representaba para los pacientes estar conectados a una bomba de infusión hasta 12 horas diarias, 5 días a la semana, después de numerosos estudios se ha modificado, y ahora se aplica oralmente mediante un comprimido dispersable que será administrado según el criterio médico.

Es importante saber que varios alimentos contienen hierro, pero estos no provocan sobrecarga, entre ellos están: las ostras, el hígado, la carne roja y magra, la carne de aves, el atún, el salmón, los frijoles, la yema del huevo y las frutas deshidratadas entre otros muchos.

Otras enfermedades que se originan por el exceso de hierro en sangre, pero que no tienen relación directa o son causadas por transfusiones sanguíneas son: la Hemocromatosis, Hemosiderosis, Anemia hemolítica, Hepatitis, Saturnismo, Cáncer o Intoxicación por hierro, entre otras.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
El exceso de transfusiones sanguíneas ocasiona aumento de hierro en la sangre.
El exceso de transfusiones sanguíneas ocasiona aumento de hierro en la sangre.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos