El sentido de la piel

 
 
 
por: MASSIDEAS.SRP/Redacción
Fuente: esmas.com
 

Las enfermedades de la piel nos pueden ocasionar incomodidad molestias y problemas de autoestima

 
Las implicaciones de una enfermedad como la Dermatitis Atópica pueden afectar a otras áreas de nuestro cuerpo, e incluso de nuestro comportamiento.

Es un hecho que todos los días podemos leer, escuchar o ver por televisión algún mensaje que nos hable sobre la piel, “el órgano más grande de nuestro cuerpo”, de su importancia y de cientos de consejos y productos para su cuidado desde un punto de vista estético.

Sin embargo, pocas veces pensamos en ella más allá de la superficie, y seguramente no es sino hasta que tenemos alguna herida o molestia en la dermis que recordamos que su sentido va mucho más allá de la imagen exterior de nuestro ser.

Más aún, seguramente jamás pensamos en las implicaciones que una enfermedad de la piel podría llegar a tener en otras áreas de nuestro cuerpo e incluso en nuestro comportamiento, como una consecuencia psicológica causada por un padecimiento.

Imagine un área de su piel seca e hipersensible, donde la inflamación, comezón y lesiones cutáneas están presentes persistentemente y lejos de disminuir se acentúan con el rascado. Si esto parece sumamente incómodo y molesto, ahora piense en este sentimiento en un pequeño de 4 o 5 años de edad.

Estamos hablando de la Dermatitis Atópica (DA), una enfermedad que se estima afecta a cerca del 20 por ciento de la población mundial, de los cuales el 85 por ciento son niños dentro de los primeros cinco años de vida y sólo del 10 al 15 por ciento son personas en edades mayores.

Aunque puede ser difícil predecir el resultado de la Dermatitis Atópica en cualquier individuo, la enfermedad no sólo es más frecuente, sino que generalmente tiende a ser más severa y persistente en los niños pequeños.

Casi todos los estudios clínicos indican que aproximadamente 60 por ciento de todos los niños con DA seguirán siendo sintomáticos en la edad adulta, aunque la frecuencia de los episodios y la severidad de los mismos disminuye significativamente en la mayoría de los casos.

Respecto a las consecuencias y secuelas de esta enfermedad, diversos estudios revelan que con el transcurso del tiempo, casi 80% de los pacientes con Dermatitis Atópica desarrollan rinitis alérgica o asma en una etapa posterior de la infancia, y a menudo su Dermatitis Atópica desaparece cuando crecen. Sin embargo, la frecuencia con la que el padecimiento se resuelve por completo cuando los niños crecen no está clara.

Para mencionar algunas de las formas en que la Dermatitis Atópica puede afectar de manera colateral a quienes la padecen podemos mencionar tres grupos generales:

1. Genéticas: Los hijos de padres atópicos tienen un 70 por ciento de probabilidades de desarrollar una enfermedad alérgica como asma, rinitis y Dermatitis Atópica en el transcurso de su vida. Los pacientes nacen con una piel seca, retienen el sudor, se les marcan con exageración los pliegues sobre todo en los párpados y responden con prurito (comezón) al calor, frío, lana, jabón, medicamentos, cosméticos, emociones, etc.

2. Psicológicas: Se ha considerado que estos pacientes tienen una personalidad especial, son niños vivaces, inteligentes, inestables emocionalmente, con fragilidad emocional, celosos, muy histriónicos en sus respuestas e hiperactivos. Algunos los consideran como casos problema. En cuanto a sus padres, se han llegado a observar varios casos en que tienen poca o casi nula atención a los niños y por el contrario son muy exigentes.

3. Ambientales: Los pacientes empeoran con climas secos y calientes y mejoran cuando hay humedad.

Como se sabe, por el momento no existen medicamentos que curen dicha enfermedad, por lo que en la actualidad el tratamiento está orientado al control de los síntomas y evitar o atenuar las recurrencias.

La atención de estos pacientes varia dependiendo del grado y la extensión de la enfermedad, y debido a que un solo medicamento no alivia la DA, es necesario seguir medidas generales de higiene, tipo de ropa y cuidado en climas extremos.

Respecto a los medicamentos para combatir la enfermedad, en la actualidad se ha iniciado el tratamiento con un nuevo tipo de medicamentos llamados inhibidores de la calcineurina, que promete ser una mejor opción para la atención de la Dermatitis Atópica y Grupo Roche Syntex, trabaja en este sentido para ofrecer a los pacientes la mejor manera de combatir esta enfermedad.

Sin duda la Dermatitis Atópica es una enfermedad que requiere una atención especial y por su complejidad y niveles de afectación, definitivamente su tratamiento deberá ser personalizado, dirigido y supervisado en todo momento por un profesional de la salud, en este caso un médico Dermatólogo, quien sabrá indicar la mejor opción para recuperar “el buen sentido de la piel”.

La dermatitis atólica es una enfermedad que se presenta principalmente en la infancia y donde la inflamación de la piel es una característica central, además de la presentación de prurito (comezón) y lesiones cutáneas. De acuerdo con algunos estudios, uno de cada diez niños presenta dermatitis atópica y sus manifestaciones pueden tener duración de meses o años, lo que la convierte en una enfermedad muy frecuente que ocupa uno de los primeros lugares dentro de la consulta dermatológica, en especial durante la primera década de la vida.

Este padecimiento afecta de 3 a 20 por ciento de la población en general. De acuerdo con la edad de los pacientes, el 60 por ciento de los casos aparecen en el primer año de vida, 85 por ciento dentro de los primeros 5 años de edad, y sólo entre el 10 y 15 por ciento en épocas posteriores. En la consulta pediátrica de piel, la DA llega a estar entre los cinco primeros lugares.

Aunque es difícil predecir su nivel de afectación en cualquier individuo, la enfermedad generalmente es más severa y persistente en los niños pequeños, por lo que su manifestación tiende a ser menos frecuente a medida que aumenta la edad del paciente.

 
 
 
La Dermatitis Atópica es más frecuente en menores de edad.
La Dermatitis Atópica es más frecuente en menores de edad.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos