Amputación de pies y manos por diabetes

 
 
 
por: Bayer de México
Fuente: esmas.com
 

La neuropatía diabética, una de las principales complicaciones de la diabetes y causa de amputación se puede prevenir y controlar adecuadamente

 
Los pies de la gente con diabetes están en peligro, ya que 50 por ciento de ellos llega a presentar neuropatía diabética, una alteración que daña temporal o permanentemente el tejido nervioso y da inicio al llamado pie diabético; trastorno que provoca piel seca, afecta la sensibilidad, un andar anormal y aumenta el riesgo de lesiones en el pie, las cuales pueden infectarse, ulcerarse, gangrenarse e incluso requerir amputación, advirtió la doctora Guadalupe Castro Martínez, jefe de Medicina Interna en la Unidad Médica de especialidad Gabriel Mancera del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Debido a que la neuropatía diabética se acompaña de una importante pérdida de sensibilidad, “el paciente no se percata de alguna lesión, y en muchos casos, tampoco le da importancia a la destrucción del tejido con infección importante y alteraciones en la circulación (gangrena), lo que termina con amputación irremediable del miembro afectado”, resaltó.

Es de suma importancia que el médico revise en cada visita los pies de su paciente, recomendó la también miembro de la estadounidense Asociación Nacional Americana de Obesidad, Castro Martínez. “Primero debe hacerle una serie de preguntas básicas como: si ha presentado adormecimiento de sus pies, ardor en las piernas, si le dan calambres o sensación de piquetes de alfiler”.

También tiene que cuestionarle a su paciente si siente dolor cuando las sábanas rozan su piel, si en la ducha es capaz de distinguir entre el agua fría de la caliente, si los síntomas empeoran en la noche; además de saber si las piernas le duelen al caminar, si ha observado úlceras en sus pies, así como averiguar sobre el estado de la piel de sus miembros, si está seca o agrietada o si ha padecido alguna amputación previa, dijo.

Posteriormente, el médico debe revisar visual y físicamente los pies y manos de la persona con diabetes; mediante la aplicación de algunas pruebas como la vibración mediante el uso de un diapasón, la sensibilidad con el apoyo de un filamento muy fino y evaluar la percepción de temperatura con el uso de la llamada barra fría/caliente, recomendó la especialista del IMSS, Castro Martínez.

“De acuerdo a la experiencia clínica, el ácido tióctico (Thioctacid) es hasta ahora la única sustancia que cumple con todos los requerimientos mencionados en el Consenso de Saint Paul: Primero, que interfiera con la patogénesis o causas del trastorno; segundo, que sea capaz de reducir los síntomas; tercero, que mejore las deficiencias neurológicas y; cuarto, que optimice la función de las fibras nerviosas grandes y pequeñas.”, destacó.

Diversos estudios internacionales han reportado que el ácido tióctico reduce los síntomas y deficiencias neuropáticas como hormigueo, ardor y dolor punzante, alteración de la sensibilidad, debilidad y atrofias musculares, entre otras ventajas. Además, brinda una mejoría en la función nerviosa y ofrece efectos benéficos adicionales en procesos metabólicos de la diabetes.

“Por ejemplo, el ácido tioctico mejoró la circulación sanguínea hacia los nervios periféricos y estimuló la regeneración nerviosa, con disminución de hasta un 50 por ciento los síntomas de la neuropatía diabética”.

Además de la dieta, ejercicio, uso de fármacos para regular la diabetes, e independientemente de que el médico pregunte, revise visual y físicamente los pies del paciente, éste debe seguir una serie de cuidados básicos de sus miembros, aseguró la especialista. “Por ejemplo revisar diariamente sus pies descalzos, buscar si presenta manchas rojas, cortaduras, inflamaciones o ampollas, para ello puede auxiliarse de un espejo o el apoyo de alguna otra persona.

Otras medidas básicas e igual de importantes son: el aseo diario de los pies, secárselos con cuidado, especialmente entre los dedos. Cortarse las uñas en línea recta y limarse los bordes. Utilizar calzado cómodo y medias o calcetines, entre otras. “En caso de que los pies cambien de color o forma, o cualquier problema de los mencionados, por mínimos que sean debe consultar a su médico”, recomendó.

Finalmente, la doctora Guadalupe Castro Martínez, jefe de Medicina Interna en el IMSS refirió que “muchas de las amputaciones que se practican pudieron haberse evitado de haber recibido un manejo preventivo y de tratamiento integral desde las fases iniciales de la diabetes y la neuropatía diabética, así como de todos los demás factores de riesgo asociados como son colesterol elevado, hipertensión arterial y obesidad”.

 
 
 
El pie diabético corre el riego de tener complicaciones vasculares.
El pie diabético corre el riego de tener complicaciones vasculares.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos