Insuficiencia renal crónica limita la vida

 
 
 
por: Hospital Central Dr. Ignacio Morones Prieto
Fuente: Agencias
 

La insuficiencia renal crónica pone en riesgo la vida del paciente, por lo que la diálisis peritoneal es una opción de tratamiento para el paciente en fase terminal

 
En nuestro país, se estima que existen aproximadamente 55,000 pacientes con Insuficiencia Renal Crònica en Fase Terminal con tratamiento en diálisis. Este padecimiento de no atenderse o no llevar una terapia adecuada, puede poner en riesgo la vida del paciente.

El Dr. Alejandro Chevaile, especialista en nefrología del Hospital Central “Dr. Ignacio Morones Prieto” en San Luis Potosí, indica que “la insuficiencia renal crónica se produce por un daño irreparable en los riñones que no pueden seguir cumpliendo en forma efectiva con su función de filtrar y eliminar toxinas y fluido del cuerpo”.

Las principales causas de la insuficiencia renal crónica son la diabetes, la hipertensión, infecciones, medicamentos, enfermedades que dañan al riñón (glomerulonefritis), entre otras.

Sea cual sea la causa, el problema es que el riñón deja de realizar sus funciones, esta falta de funcionamiento puede ser temporal o permanente, la falta de funcionamiento de los riñones se caracteriza por la acumulación de sustancias tóxicas en la sangre, proceso conocido como uremia.

En las primeras etapas de la insuficiencia renal crónica, el paciente no suele manifestar síntomas pero a medida que avanza pueden aparecer algunos síntomas como:
- Fatiga.
- Disminución de la agudeza mental.
- Entumecimiento, dolores o espasmos musculares en los brazos o piernas.
- Dolores de cabeza.
- Visión borrosa.
- Pérdida del apetito.
- Náuseas.
- Vómitos.
- Coloración marrón amarillenta de la piel.
- Comezón en la piel.
- Pérdida de peso.
-Insuficiencia cardiaca congestiva. (Incapacidad del corazón para bombear la sangre y su consiguiente dilatación).
- Convulsiones.
Estado de coma.

El Dr. Chevaile comenta que en la mayoría de los casos la insuficiencia renal crónica se desarrolla lentamente y en su etapa final se caracteriza por una falta de funcionamiento de los riñones. En el momento en que ambos riñones fallan, el cuerpo comienza a retener líquido y sustancias nocivas, la presión sanguínea sube, el paciente presenta anemia por una falta de producción de glóbulos rojos, es aquí cuando se requiere de un tratamiento que sustituya el trabajo de los riñones.

La diálisis es una forma de tratamiento que sustituye de manera parcial la función de los riñones, existen dos modalidades: la hemodiálisis y la diálisis peritoneal, esta última es la modalidad utilizada por un mayor número de pacientes en México.

En nuestro país, se estima que existen alrededor de 55,000 pacientes en terapia de reemplazo renal, la cuál sustituye parcialmente el trabajo de los riñones limpiando la sangre de toxinas.

En la hemodiálisis las toxinas del fluido sanguíneo son removidas usando una máquina y un dializador, también conocido como riñón artificial. La sangre es limpiada y regresada al cuerpo con la ayuda del dializador. El esquema más común de esta terapia, son sesiones de cuatro horas, administradas tres veces por semana en un hospital o clínica.

La diálisis peritoneal se realiza a través de un filtro natural, una membrana del cuerpo que se denomina membrana peritoneal. En cada sesión se introduce el líquido de diálisis en la cavidad peritoneal, la cual extrae el exceso de líquido y las toxinas. Este proceso se realiza diariamente, los siete días de la semana simulando el trabajo que realizan los riñones en el organismo. Hay dos tipos de diálisis peritoneal, la diálisis peritoneal automatizada (DPA) y la diálisis peritoneal continua ambulatoria (DPCA).

La DPCA la lleva a cabo la persona o un familiar, usando una técnica manual que utiliza la fuerza de la gravedad. En esta modalidad el paciente se realiza 3 cambios durante el día y un solo cambio durante la noche. Por lo general, un paciente en tratamiento con DPCA realiza entre 4 y 5 cambios durante el día.

La DPA se lleva a cabo usando una máquina (cicladora) para la instilación y drenaje de la solución de diálisis. En esta modalidad los cambios son realizados por la máquina durante la noche mientras el paciente duerme, lo que minimiza de manera importante la carga de trabajo para el paciente y familiares durante el día, permitiéndole al paciente el desarrollo de sus actividades cotidianas.

En la actualidad, estas terapias ayudan a mejorar la calidad de vida del paciente y familiares al permitirles su incorporación a la vida laboral, social y familiar con un mínimo de limitaciones, además, este grupo de pacientes cuenta con información sobre su padecimiento, llevan un control del mismo y manejan su equipo de diálisis desde su hogar.

 
 
 
La insuficiencia renal aguda se provoca por problemas en la función del riñón.
La insuficiencia renal aguda se provoca por problemas en la función del riñón.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos