No se puede vivir sin hígado

 
 
 
por: Redacción/Agencia
Fuente: esmas.com
 

En México la cirrosis hepática es la cuarta causa de muerte y sus principales causas son el Alcoholismo y la Hepatitis C, ambas enfermedades prevenibles

 
La cirrosis hepática es una enfermedad crónica e irreversible que afecta al hígado, órgano vital, importante y esencial para el buen funcionamiento del organismo.

“En México es la cuarta causa de muerte en la edad productiva que va de los 40 a los 60 años” es por la cirrosis hemática, comenta la Dra. Margarita Dehesa Violante, especialista en gastroenterología, quien también dice que la cirrosis hepática es una enfermedad que se caracteriza por la presencia de tejido fibroso y nódulos de regeneración, ya que el tejido normal y sano es reemplazado por un tejido cicatrizal que bloquea el flujo de la sangre a través del órgano e impide que trabaje como debería.

Alcoholismo y Hepatitis C son las principales causas de cirrosis pues de acuerdo con Jorge Luis Poo, hepatólogo, en el país mueren al día 80 personas por cirrosis hepática de las cuales el 39 por ciento se le atribuye al consumo de alcohol y el 36 por ciento a la hepatitis C. Así también la obesidad y las lesiones biliares son responsables de cirrosis.

El Alcoholismo contrario a lo que muchas personas que beben alcohol piensan, es una enfermedad que va a dañar directamente al hígado, provocando vómito con sangre por varices en el esófago, retención de líquidos provocando encefalopatía (daño al cerebro y al sistema nervioso que se presenta como una complicación de trastornos hepáticos), hemorragias por varices o peritonitis bacteriana.

Margarita Dehesa explica que en estos casos se les puede realizar una endoscopía para saber las condiciones en las que se encuentra el hígado y desde luego dar medicamento y terapia a las personas para que dejen de ingerir alcohol.

En cuanto a la Hepatitis C, datos del Instituto Nacional de Salud Publica, señalan que el virus de la Hepatitis C afecta a más de 180 millones de personas a nivel mundial y en México hay una prevalencia del 1.7 por ciento de posibles portadores del virus en adultos mayores de 20 años de edad y que diariamente mueren de 25 a 30 personas a causa de esta enfermedad.

La hepatitis C una enfermedad infectocontagiosa que afecta al hígado, provocando que se inflame y deje de funcionar, las principales formas de contagio son: transfusión sanguínea, hemodiálisis, tatuajes, perforaciones y uso de drogas con jeringa.

Esta enfermedad de no tratarse a tiempo puede requerir de trasplante de hígado o causar cáncer de hígado o la muerte por lo que el tratamiento es muy importante.

A nivel mundial México ocupa el segundo lugar de población con obesidad. Las personas con sobrepeso y obesidad pueden tener resistencia a la insulina lo que aumenta la cantidad de tejido graso en el hígado que puede causar fibrosis y finalmente cirrosis.

“Mantener el peso ideal, llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio constante es la mejor manera de prevenir entre otras enfermedades cirrosis” explica Margarita Dehesa.

Las lesiones biliares son el trastorno que sufre el sistema de drenaje del hígado (secreción de bilis), de no atenderse a tiempo estas lesiones el paciente puede requerir trasplante.

Tomar en cuenta estos factores de riesgo es elemental para evitar aumentar las cifras de cirrosis, e insistir en la prevención como dice Margarita Dehesa “si el paciente no se atiende puede perder la vida”.

 
 
 
El hígado es un órgano vital que se daña por la cirrosis hepática.
El hígado es un órgano vital que se daña por la cirrosis hepática.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos