Frijoles, un alimento inigualable

 
 
 
por: Bertha Sola
Fuente: esmas.com
 

Los frijoles en México siempre han sido base de una adecuada alimentación, porque además ser muy sabrosos, contienen alto contenido de proteínas y fibra

 

Los frijoles se ubican dentro del grupo de las leguminosas, que se caracterizan por crecer en forma de vaina y se caracteriza por ser uno de los alimentos que contienen más proteínas que constituyen hasta el 20% de nuestro peso corporal y sirven para el crecimiento, el proceso del metabolismo, la formación de anticuerpos que protegen de enfermedades y la producción de energía, entre otras funciones. 

Una ración de frijoles al día equivale a 30 g, afirma Leticia Cervantes, nutrióloga del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y de la Nutrición Salvador Zubirán, quien recomienda comer hasta dos porciones al día. 

Y es que los sabrosos frijoles, contienen:

  • Carbohidratos: el 65% del peso seco del frijol son carbohidratos complejos (almidón y polisacáridos), que son gran fuente de energía.
  • Proteínas: las legumbres poseen en cantidades reducidas un aminoácido llamado metionina, mientras que los cereales contienen insuficiencia de lisina, lo que hace al arroz con frijoles, o unos molletes, tlacoyos, sopes o enfrijoladas, una perfecta combinación que forma una proteína de origen vegetal de muy buena calidad.
  • Fibra: La cantidad depende del tipo de frijol, ya que hay más de 25 especies, pero como el cuerpo necesita 14 gr. al día y se puede obtener con 100 gr. de frijoles, los califica como un excelente alimento.
  • Grasa: Una de sus grandes ventajas es que las cantidades de grasa que contienen son mínimas, ya que 30 gr. de frijol tiene solamente 1 gr. de grasa.
  • Minerales: El frijol contiene calcio y hierro, dos de los principales minerales que necesita el cuerpo para hacer sus funciones. El hierro es fundamental en la formación de la hemoglobina de la sangre. 

Si bien el frijol es un alimento que no debería faltar en la dieta diaria, tiene un pequeño inconveniente, que contiene oligosacáridos, que no son digeribles por las enzimas del cuerpo, por ello cuando llegan al colon, la flora intestinal los fermenta y como consecuencia se producen gases.

La buena noticia es que notas las personas sufren flatulencia después de comerlos, ya que cuando se ingieren frecuentemente, el cuerpo termina por adaptarse a ellos, excepto en pocos casos, en los que de plano no deben consumirse, pero si los remojas durante cuatro horas antes de hervirlos, en agua simple y los enjuagas bien, puedes disfrutarlos solos, en sopa, con arroz, o acompañando alguno de los muchos platillos mexicanos que son deliciosos.

Fuente: Revista Saludable

 
 
 
Con queso, arroz, en sopa o acompañando platillos, los frijoles son deliciosos.
Con queso, arroz, en sopa o acompañando platillos, los frijoles son deliciosos.
Foto: Cortesía
Fotogalería Videos