Reproducción asistida

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Métodos que ayudan a la pareja a tener un hijo propio, cuando han fracasado los intentos normales

 
La reproducción asistida son una serie de métodos que ayudan a las parejas a tener un hijo propio. La elección del método se hace después de haber realizado los exámenes correspondientes tanto al hombre como a la mujer y de analizar las opciones, posibles resultados e implicaciones de cada método.

Entre los métodos utilizados actualmente están:
- La inducción de la ovulación en la mujer. Este tratamiento se aplica a mujeres que no presenten ninguna anomalía fisiológica en su ovulación y por medio de hormonas se induce su ovulación. En estos casos el médico indica a la pareja el momento en que deben tener relaciones sexuales. Un efecto adverso puede ser un embarazo múltiple.

- La inseminación artificial conyugal (IAC), es una técnica muy sencilla, que consiste en la colocación directa de los espermatozoides dentro del útero, después de procesar en el laboratorio el semen eyaculado. Este método es mucho más efectivo, cuando se practica junto con la inducción de la ovulación y es recomendado en casos de mala calidad espermática leve o de esterilidad de origen desconocido.

- La fertilización in vitro (FIV), es un procedimiento de los más utilizados y está recomendado cuando existe obstrucción tubárica bilateral en la mujer, insuficiencia de espermatozoides en el hombre, endometriosis severa o cuando falle la inseminación intrauterina.
Consiste en la extracción directa de varios óvulos, al mismo tiempo que se recolecta semen de su pareja o en caso de ser necesario de otro hombre. La fecundación puede ser mediante dos técnicas, una directamente colocándolos junto con los espermatozoides en un medio adecuado y otra, por medio de la inyección de un espermatozoide en cada óvulo.
Cuando se empieza a dividir celularmente el huevo es decir más o menos a las 48 horas de haber sido fecundado el óvulo, se colocan los embriones dentro del útero de la madre para que se implanten y empiecen a desarrollarse. En este caso, puede haber un embarazo gemelar o múltiple, si son varios los embriones que logran implantarse.
Para estimular la ovulación, la mujer debe ser sometida a un tratamiento hormonal, de igual forma que en el caso de la inseminación intrauterina y en caso de haber embriones sobrantes, se congelan para ser utilizados en otro ciclo en caso de que la gestación no se produzca.

- Otro método es la microinyección espermática, procedimiento que consiste en inyectar un único espermatozoide dentro del óvulo y se puede utilizar en caso de que el semen del varón no contenga espermatozoides, por lo que hay la necesidad de extraerlos directamente del testículo o cuando la fertilización in vitro haya fallado.
El procedimiento para la colocación del embrión es el mismo que se utiliza en la fecundación in vitro.

- Un método más es la inseminación artificial con semen de un donante que no es la pareja (IAD). Esta técnica se utiliza cuando el hombre no puede producir espermatozoides o los que produce están enfermos o dañados, cuando hay riesgo de enfermedades hereditarias graves o cuando la mujer quiere tener un hijo, sin tener una pareja definida.

- También hay un procedimiento que se utiliza cuando la mujer no produce, madura o libera óvulos saludables o cuando por algún motivo ya no tiene óvulos, ha presentado menopausia precoz o tiene alguna enfermedad grave que puede ser hereditaria. En este caso se recurre a la donación de óvulos de otra mujer y el procedimiento es el de la implantación de un embrión ya fecundado o de la incorporación de óvulos en las trompas, pero esto tiene que ser muy preciso y coordinado con las relaciones sexuales.

Muchas mujeres logran embarazarse, sin embargo a los pocos días o semanas abortan espontáneamente al producto, debido fundamentalmente a anomalías cromosómicas, es decir mutaciones que afectan a uno o más genes. Para controlar este problema existen estudios de diagnóstico genético preimplantacional, que permiten analizar al embrión, para quitar el gen dañado y /o seleccionar el que esté saludable y así poder implantarlo a la madre, mediante la técnica de fertilización in vitro.

 
 
 
La fertilización asistida ayuda a colocar el óvulo fecundado en el útero.
La fertilización asistida ayuda a colocar el óvulo fecundado en el útero.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos