Flujo vaginal

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

La vagina tiene una humedad natural que abarca también los genitales externos, pero cuando esta cambia de características puede haber alguna infección

 
Con frecuencia, la cantidad de humedad aumenta y llega a la vulva, que al ser muy sensible permite que la mujer experimente la sensación de flujo de tal forma que suele manchar su ropa interior y ocasionar diversas molestias.

El flujo vaginal femenino, también llamado leucorrea es el aumento anormal, persistente y visible durante un tiempo determinado de esta secreción natural.

Los órganos sexuales femeninos son la vulva, vagina, útero y ovarios y muy ligada a ellos se encuentran la uretra y las glándulas parauretrales. Cualquiera de estas partes puede alterarse cuando es afectado por una infección y una de las principales manifestaciones es la presencia de una secreción que no necesariamente indica una infección.

Para que una secreción sea considerada anormal y requiera de la consulta médica, hay que tomar en cuenta si se presenta flujo infeccioso: prurito, edema vulvar, fisuras, ardor al orinar, color pardusco o verdoso y olor fétido y pueden ser ocasionados por hongos, bacterias, virus o por parásitos.

Entre las causas del flujo vaginal también se encuentran los cambios hormonales que pueden provocar hipersecreción de pequeñas glándulas del aparato genital que están en la zona cervical que se escurre hacia el exterior. Generalmente este tipo de flujo es como moco grisáceo sin olor y suele ser más evidente en el momento de la ovulación que se produce aproximadamente en la mitad del ciclo mentrual.

El flujo vaginal es ocasionado por varios factores como:
- La disminución de los niveles de estrógeno y progesterona, hormonas sexuales que se producen en los ovarios.
- - Por los cambios hormonales que se presentan durante el embarazo.
- Por alteraciones anatómicas del aparato genital ocasionadas por alguna enfermedad como cáncer cervicouterino.
- Por padecer enfermedades metabólicas como la diabetes o la obesidad.
- Por enfermedades de transmisión sexual.
- Por alergias o irritaciones específicas.
- Por el uso de antibióticos de amplio espectro, penicilinas y tetraciclinas, medicamentos corticoides y anticonceptivos orales con dosis altas en estrógenos o por el uso de esponjas vaginales.
- Por el uso de ropa interior muy pegada y estrecha o que sea lycra o nylon y otras fibras sintéticas.
- Por tener una higiene exagerada o muy pobre.

También puede ser ocasionado por microorganismos patógenos. Entre los que más frecuentemente atacan están.
- Las tricomonas vaginalis: Parásitos que se localizan en el cuello del útero, vagina y uretra. Producen un flujo fluido, abundante, espumoso, de olor fétido y de color verdoso. Se acompaña de una picazón genital intensa que aumenta en el periodo posmenstrual. Invade el aparato urinario produciendo dificultad para orinar, ardor y aumento de la frecuencia de las micciones. El tratamiento debe ser de la pareja para su curación, utilizando el metronidazol como antibiótico.
- Por Gardenerella vaginalis: siendo una causa muy común de infecciones de transmisión sexual, se localiza en la vagina; produce un flujo escaso, blanquecino, grisáceo homogéneo de olor fétido. Su tratamiento incluye metronidazol, con buenos resultados, debiendo evitarse la ingestión de alcohol en todos los casos.
- Por cándida albicans: que es el más común de las micosis vaginales. Produce un flujo escaso, cremoso y espeso, con una intensa picazón y en su tratamiento se utiliza la nistatina en óvulos vaginales o cápsulas por vía oral..

 
 
 
El flujo vaginal es normal mientras no cambie sus características.
El flujo vaginal es normal mientras no cambie sus características.
Foto: Agencias
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos