Tumores de ovario

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Muchos de los quistes no presentan síntomas, lo que hace más difícil su detección

 
Existen varios tipos de quistes ováricos, la mayoría son benignos y no tumorales. Su detección no es fácil, ya que muchos de ellos no producen síntomas. De ahí la importancia de acudir al médico por lo menos una vez al año.

Entre los tipos de quistes están:
- Los foliculares, que se desarrollan por la sobreestimulación de la glándula hipófisis sobre el ovario y pueden ser repetitivos, regresar sin ninguna causa aparente en semanas o meses. Cuando son muy persistentes, pueden producir estrógenos, lo que ocasiona generalmente sangrados irregulares. Entre las formas de tratamiento están, el tomar anticonceptivos orales y en caso de cualquier cambio, se recomienda la resección o sea la extirpación del quiste, si este dura más de ocho semanas y no desaparece por sí solo.
-Otro tipo de quistes es el del cuerpo lúteo, que se produce por cambios hormonales debidos a hemorragias excesivas durante la ovulación, es decir entre menstruación y menstruación. En estos casos, la pared del quiste puede romperse, presentando síntomas muy parecidos a los de un embarazo ectópico, es decir fuera de la matriz. En caso de ruptura, es necesaria su extracción por medio de cirugía.
- Los quistes luteínicos de la teca coinciden con una enfermedad del útero o matiz llamada mola hidatidiforme. Son quistes que se presentan en ambos ovarios, llegan a tener más de 15cm. de diámetro y no necesitan tratamiento, ya que se reabsorben cuando se extirpa la mola del útero.

Entre los tumores del ovario están: - El cistadenoma seroso, derivado del epitelio colómico y generalmente benignos. Es un quiste de paredes delgadas, de contenido acuoso, y superficie lisa.
- El cistadenoma mucinoso, que constituyen del quince al veinticinco por ciento de todos los tumores del ovario. La mayoría son benignos aunque son de mayor tamaño, en ocasiones son bilaterales y se presentan como masas redondas u ovoides, con superficie lisa, translúcida, de color gris azulado y su interior está dividido por tabiques que contienen líquido mucinoso espeso y viscoso.
- El endometrioma, que puede presentarse en forma única o múltiples, con fuertes adherencias en la superficie del ovario. Contiene un líquido espeso color chocolate y pueden llegar a ser de gran tamaño, lo que obliga a extirparlos quirúrgicamente.
- Los tumores sólidos, aparecen raramente, entre ellos está el fibroma ovárico, que a veces se asocia con acumulación de líquido en la pleura o membrana que cubre a los pulmones y en el peritoneo, que es la membrana que rodea a los intestinos, ocasionando el llamado síndrome de Meigs.
- Los teratomas, son otro tipo de tumor en los ovarios, generalmente se presentan en mujeres menores de 30 años. Son benignos y por su origen embrionario, muestran un extraño contenido basado en material sebáceo mezclado con pelo, cartílago, hueso y dientes. La ecografía pélvica (examen con ultrasonidos) y las radiografías son de gran valor al detectar la presencia de dientes o calcificaciones. El tratamiento es la extirpación quirúrgica.

 
 
 
Los tumores de ovario llegan a medir más de 15 centímetros.
Los tumores de ovario llegan a medir más de 15 centímetros.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos