Alteraciones mamarias

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Las alteraciones mamarias son comunes en las mujeres sin embargo se deben tener precauciones

 
Casi todas las mujeres tienen alguna “alteración”, que es normal y benigna, lo que significa que no son cancerosas, sin embargo hay que estar siempre pendientes para prevenir el cáncer de mama, que es una de las primeras causas de muerte en las mujeres.

Entre las alteraciones mamarias benignas están:

- Los quistes que son sacos llenos de líquido. Algunos pueden ser de tamaño considerable y la mayoría al descubrirlos se aspiran o drenan con una aguja muy delgada para vaciar el líquido. Los quistes son más frecuentes entre los 40 y 50 años. Por lo general el líquido que se extrae es amarillo pálido, marrón o verde, pero si es sanguinolento, se debe solicitar una exploración citológica para descartar cáncer.

- Los nódulos generalizados que pueden aparecer desde la pubertad y que en general son bolitas de grasa o reacciones que se presentan con las variaciones del ciclo menstrual o los nódulos dominantes y solitarios que se palpan de forma distinta y pueden o no ser cancerosos, por lo que deben ser analizados mediante una biopsia.

- Los fibroadenomas benignos, son nódulos dominantes, generalmente indoloros y por lo genera aparecen en mujeres menores de 40 años. La mamografía, aspiración con aguja fina o biopsia determinan si son malignos o no.

- Dolor, conocido como mastalgia o mastodinia, que es más frecuente en mujeres jóvenes y suele ser cíclico. Se presenta durante el crecimiento de los pechos y antes y durante la menstruación, ya que los pechos se ponen más sensibles y se endurecen por la acción de las hormonas. Esto suele acompañarse de hinchazón y nudosidades. Solamente un porcentaje de mujeres sienten un dolor incapacitante que es necesario tratar con medicamentos y terapias.

- Infecciones mamarias que pueden deberse a mastitis de la lactancia, cuando los conductos no fluyen y atrapan bacterias; abscesos mamarios, que se forman cuando hay una acumulación de pus; mastitis no relacionada con la lactancia, que se origina después de alguna extirpación de nódulos o radioterapias, por diabetes o alteraciones del sistema inmune y abscesos subaurelolares o del pezón que se manifiesta por enrojecimiento, calaor, dolor y deformación del pezón y debe ser tratada con antibióticos .

- Papilomas intraductuales o papilomatosis, que son pequeños pólipos o bultos parecidos a verrugas, que obstruyen los conductos mamarios y producen secreción acuosa por el pezón. Este problema es más frecuente en mujeres entre los 40 y 60 años y se corrige mediante la extirpación de los conductos afectados.

- Hiperplasias que son el crecimiento profuso del tejido mamario.

- Hiperplasia atípica, que es sobrecrecimiento de células anormales y que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer.

- Secreciones por el pezón que pueden ser de líquido lácteo o agua y que tienen mucha relación con cambios hormonales, pero también con la posible presencia de cáncer.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
Los fibroadenomas benignos se presentan en mujeres menores de 40 años.
Los fibroadenomas benignos se presentan en mujeres menores de 40 años.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos