Prolapso uterino

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

El útero caído oprime la vejiga ocasionando incontinencia urinaria

 
Se caracteriza por que el útero está inclinado o caído, a veces de tal forma que oprime la vejiga y llega hasta la vagina ocasionando una sensación de opresión y mucha incomodidad.

Este problema ocurre cuando los ligamentos, músculos y tejidos que sostienen al útero en la pared de la pelvis, se debilitan tanto que no pueden sostenerlo en su lugar.

Muchas veces este problema se detecta en la visita al ginecólogo o al urólogo cuando se consulta un problema de incontinencia urinaria, ya que cuando el útero oprime la vejiga, ocasiona que la orina se salga sin quererlo.

Los síntomas, son dolor pélvico, malestar general, incomodidad, dolor durante el coito y pérdida involuntaria de orina.

El diagnóstico se establece cuando el médico realiza un examen de exploración físico, un ultrasonido y quizá una tomografía o resonancia magnética, para ver la severidad del caso.

El tratamiento, depende del grado de debilidad de los ligamentos, la edad, el estado de salud en general y sobre todo, de si se quiere todavía tener un embarazo o no. Los hay quirúrgicos y no quirúrgicos.

Entre las opciones no quirúrgicas de tratamiento están:
- Los ejercicios de Kegel, que ayudan a fortalecer los músculos de la pelvis y consisten en contraer los músculos pélvicos fuertemente como si se tratara de retener la orina. Estos ejercicios deben hacerse cuatro veces al día en sesiones de 10 contracciones y relajamientos.
- El uso de estrógenos para evitar que se debiliten más los músculos y tejidos que sostienen al útero. Esto debe estar bien controlado por el médico para evitar complicaciones de otros tipos.
- En ocasiones, se puede insertar un “pesario”, que es un dispositivo de goma que tiene la misma forma del diafragma anticonceptivo y se coloca alrededor del cuerllo uterino, para ayudar a sostener el útero. Este procedimiento no es muy efectivo, ya que se puede soltar, causar irritación y molestias en las relaciones sexuales. Además se debe extraer regularmente para limpiarlo y evita infecciones.

Los tratamientos quirúrgicos se realizan para:
- Colocar en su lugar y contraer los músculos débiles sin extraer el útero. Por lo general esto se realiza por vía vaginal o a través del abdomen por medio de laparoscopia.
- Histerectomía, que se recomienda cuando el daño es severo, el útero sale por la vagina o los síntomas son inaguantables. El problema de esta cirugía es que tiene como consecuencia la esterilidad, al extirpar el útero.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
La inclinación del útero presiona otros órganos y es muy molesta.
La inclinación del útero presiona otros órganos y es muy molesta.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos