El parto

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

El momento del nacimiento del bebé se da a traves del parto

 
Después de los nueve meses que dura en embarazo, (entre 38 y 42 semanas) en los cuales se han llevado a cabo impresionantes cambios en la madre y sobre todo en el hijo o hija, llega el momento del nacimiento, del parto o de dar a luz, como muchas personas lo nombran.

Este momento empieza con el trabajo de parto, originado por una serie de movimientos y contracciones del útero, en donde generalmente el bebé se ha colocado de cabeza y está listo para salir.

El trabajo de parto consiste en una serie de contracciones, progresivas y continuas que se sienten en la parte alta de la cintura y que tienen como finalidad empujar al feto, mientras que el cuello uterino que ha permanecido cerrado, empieza a dilatarse hasta alcanzar un diámetro de unos 10 centímetros para permitir la salida del feto.

Este trabajo suele empezar entre las dos semanas antes o después de la fecha probable de parto.

Las señales que indican que ha empezado el trabajo de parto, varían de una mujer a otra, pero por lo general, son:
- Expulsión de un tapón grasoso, con indicios de sangre y mucosidad.
- Contracciones, que son espasmos musculares que realiza el útero y que se vuelven más frecuentes y constantes conforme se acerca el momento del parto. Estas ayudan a empujar al feto y a dilatar el cuello uterino y pueden iniciarse desde días antes del nacimiento, lo que constituye una falsa alarma.
- Ruptura de la membrana de la bolsa amniótica que protege al bebé, este momento indica que hay que ir al hospital o clínica más cercana porque en 24 horas o menos el bebé nacerá y si no es así, se debe tener en ese momento ayuda médica.

El parto normal tiene tres etapas y su duración varía de mujer a mujer dependiendo de muchos factores, como: la edad, el número de partos anteriores, ya que el primero suele ser más tardado, las condiciones en que viene el bebé (postura) y la respuesta en general del organismo de la madre para expulsar al feto, entre otros.

- Primera etapa: cuando las contracciones se hacen más frecuentes e intensas, entre 5 y 20 minutos entre una y otra hasta que llegan a presentarse cada 60 o 90 segundos. El cuello uterino se va dilatando hasta que llega a los 8 o 10 centímetros.
- Segunda etapa: empieza cuando el cuello uterino se ha dilatado completamente y el bebé empieza a descender ayudado por los pujidos de la madre. Cuando la cabecita aparece, momento que se le llama coronar, y si no existe ninguna complicación, está a punto de salir el resto del cuerpo. Esta etapa es más corta que la anterior y el tiempo depende de si es primer parto o subsecuentes.

- Tercera etapa: Cuando el bebé está fuera de la madre, la placenta tiene que ser expulsada, esto se lleva a cabo en minutos y con ello termina el parto o alumbramiento.

Por lo general los partos son naturales, es decir llegado a término el desarrollo y maduración del bebé, empieza el trabajo de parto, sin que nadie se pueda explicar todavía que lo detona.

Sin embargo, en algunos casos, es necesario provocarlo o utilizar otros medios que no son el parto natural, para liberar al bebé.

Un parto provocado, se debe llevar a cabo para estimular el trabajo de parto y entre los motivos para hacerlo, están:
- Cuando la madre o el hijo están en riesgo, puede ser por preclampsia o eclampsia, por algún accidente, por detectar que los signos vitales del feto están debilitándose, por enfermedad de la madre y otras razones.
- Porque el embarazo ha rebasado el término normal.
- Por que se ha detectado que hay un crecimiento deficiente del feto.

En estos casos, el parto se induce por medio de: supositorios vaginales que contienen prostaglandina y estimulan las contracciones; por inyección intravenosa de oxitocina o al romper intencionalmente las membranas de la bolsa de líquido amniótico.

El embarazo debe estar bien monitoreado desde que empieza, mes con mes el médico debe revisar a la madre y al bebé para detectar y atender a tiempo cualquier problema que se presente.

Cuando llega el momento del parto, la madre debe llegar a la clínica u hospital en donde se le realizarán revisiones constantes para determinar el tamaño y posición del feto, la presión sanguínea, el peso alcanzado por la madre, su temperatura, la frecuencia e intensidad de las contracciones, el pulso fetal y otros análisis que se harán en muestras de sangre y orina. Este monitoreo permitirá entre otras cosas determinar las medidas a aplicar para disminuir las molestias o el dolor en la madre.

Con frecuencia se aplica suero intravenoso a la madre, para evitar la deshidratación y cuando llega el momento, la madre y el médico decidirán si el trabajo de parto puede realizarse sin anestesia, con anestesia epidural o con anestesia total (procedimiento que casi ya no se realiza).

Si las molestias son muchas para la madre, se puede recurrir al uso de medicamentos analgésicos, técnicas de relajación o ejercicios de respiración, sin embargo no todas las mujeres se sienten bien solamente con éstos y se tiene que recurrir a la aplicación de anestesia.

 
 
 
Con el parto llega por fin el momento de conocer al bebé.
Con el parto llega por fin el momento de conocer al bebé.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos