Bochornos de la menopausia

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Es un calor interno intenso, muy molesto para la mujer y dura varios años, su origen está en los cambios hormonales del climaterio

 
La menopausia o última regla o menstruación marca el fin de la capacidad natural de la mujer para concebir y dar a luz.

Si bien ocurre cuando se deja de menstruar, los mecanismos y síntomas biológicos y hormonales que conducen a ella empiezan varios años antes, en el período premenopáusico o perimenopáusico y continúan varios años después, durante el climaterio.

La menopausia se presenta entre los 40 y los 55 años de edad en promedio y se debe al descenso de estrógenos, hormona que se produce en los ovarios y que es la que ocasiona los cambios en la pubertad y adolescencia en la mujer.

El primer indicador de la aproximación de la menopausia es un cambio en el ciclo menstrual, aunque en algunas mujeres puede presentarse repentinamente, con diferencias específicas de una mujer a otra.

Por lo general, los ciclos y los periodos menstruales se vuelven más cortos o más prolongados y el sangrado es más ligero o más abundante y en ocasiones, puede desaparecer la regla por meses y volver a aparecer con menor intensidad cada vez, hasta que cesa por completo.

La ausencia de la menstruación o menopausia trae consigo cambios físicos y psicológicos, entre los que destacan:
- Los bochornos, también conocidos como sofocos o calores. Se manifiestan por una sensación súbita de calor que proviene del interior del cuerpo y afecta generalmente la parte superior del cuerpo. A veces se compaña con rubor y sudoración seguidos de escalofríos.
Aunque solamente duran unos minutos, no dejan de ser molestos y la intensidad, frecuencia y duración en tiempo varían mucho. En algunas mujeres, los bochornos son continuos e intensos, sobre todo por la noche, ocasionando que no se pueda dormir bien y que a menudo, muchas mujeres despierten empapadas en sudor.
A medida que el organismo se ajusta a sus nuevos niveles hormonales, los bochornos van disminuyendo y en casi todas las mujeres desaparecen cuando se llega a los 60 años.

Otra manifestación de la menopausia son la resequedad vaginal, que se debe al adelgazamiento de la capa externa de la membrana mucosa que recubre la vagina y que puede llegar a provocar molestias o dolor durante el coito o una vaginitis persistente, así como infecciones de la vejiga y otros problemas como la incontinencia urinaria.

Otros síntomas asociados con la menopausia son: palpitaciones cardíacas, resequedad de la piel, comezón, dolores de cabeza, insomnio, aumento de peso, adelgazamiento del cabello y vello púbico y mayor crecimiento del vello facial entre otros.

También por lo general ocurren cambios importantes en el estado de ánimo, problemas de la memoria y cambios en su libido, que puede ser porque el deseo sexual se intensifica o porque disminuye.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
Son intensos, incómodos y muy molestos para la mujer.
Son intensos, incómodos y muy molestos para la mujer.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos