Menorragia, excesivo sangrado menstrual

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Sangrado excesivo durante las menstruaciones, puede ocasionar anemia

 
Es el sangrado menstrual excesivo, que puede deberse a un periodo prolongado, a tener un flujo de sangre muy abundante o por ambos motivos.

Se considera un sangrado menstrual excesivo, cuando la mujer tiene que cambiar el tampón o la toalla sanitaria varias veces al día y aún así corre el riesgo de mancharse.

Sin embargo hay que considerar que durante la menstruación no solamente se expulsa sangre, sino también moco, células y fragmentos de las membranas del endometrio que parecen coágulos, por lo que muchas mujeres piensan que tienen un sangrado excesivo cuando en realidad es normal.

La causa más común de la menorragia, es el tener menstruación sin ovulación o sangrado ovulatorio, y por lo regular este problema se presenta durante la adolescencia y en los meses anteriores a la menopausia, es decir al fin de la menstruación y principio del climaterio, periodos en que la ovulación puede ser esporádica e irregular.

Lo que sucede es que en un ciclo anovulatorio, es decir que no se ovula, los estrógenos, que son las hormonas femeninas, estimulan el crecimiento del endometrio, la capa interna del útero y que durante la menstruación se desprende y sale en forma de flujo sanguíneo.

Esto es normal durante la primera etapa del ciclo femenino, también llamada proliferativa y es que si no hay ovulación, no se produce progesterona, la hormona que induce al endometrio a entrar en su segunda fase, conocida como luteínica, en la que la pared del interior del útero, se engrosa y acumula grasa y otros nutrimentos para alimentar y anidar al óvulo fecundado, en caso de haberse dado este evento.

Pero, sin la progesterona, la etapa proliferativa continúa y el endometrio sigue creciendo y aumenta su abastecimiento de vasos sanguíneos, por lo que después de una o dos semanas, después de la fecha de ovulación, cuando descienden los niveles de estrógeno, el endometrio se disgrega y se desprende, eliminándose como si fuera otra menstruación. Estos ciclos tienden a ser más cortos de lo normal, pero con un sangrado mucho más abundante.

Entre otras causas, que pueden provocar menorragia, están:
- Uso del dispositivo intrauterino o DIU.
- Presencia de fibromas uterinos.
- Problemas hormonales que ocasionen excesiva producción de estógenos.
- Tener cáncer cervicouterino.
- El fumar, ya que aunque no se sabe bien, el problema aumenta considerablemente en fumadoras, ya que se cree que el tabaco inhibe la ovulación.

Otras causas pueden estar relacionadas con el estilo de vida y las conductas alimenticias. El estrés, el abuso en el consumo de bebidas alcohólicas, las dietas rápidas para adelgazar, la bulimia y la anorexia, el ejercicio excesivo, el consumo exagerado de aspirina y otros medicamentos, también pueden causar alteraciones en la menstruación, ya sea que se presenten más abundantes, irregulares o hasta escasos y en casos extremos, la menstruación puede desaparecer como es el caso de la bulimia y la anorexia.

La menorragia puede confundirse o relacionarse con abortos espontáneos, embarazos extrauterinos, endometriosis, hipertensión, diabetes y otros padecimientos.

Por otro lado, es importante saber que los sangrados abundantes pueden ocasionar anemia ferropénica, por lo que deben ser controlados adecuadamente.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
El sangrado excesivo es molesto y puede ocasionar anemia.
El sangrado excesivo es molesto y puede ocasionar anemia.
Foto: Agencias
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos